29 may 2020

Ir a contenido

La radiactividad de Palomares cumple 50 años sin acuerdo para que EEUU la retire

Cuatro bombas termonucleares cayeron por accidente en la localidad almeriense el 17 de enero de 1966

España solo ha arrancado a EEUU una declaración de buena voluntad para que se lleve los residuos contaminados

EL PERIÓDICO / MADRID

El entonces ministro de Turismo Manuel Fraga, tras su baño en Palomares (Almería), el 8 de marzo de 1966.

El entonces ministro de Turismo Manuel Fraga, tras su baño en Palomares (Almería), el 8 de marzo de 1966. / EFE

Aunque España y Estados Unidos firmaron en octubre del 2015 un principio de acuerdo para que el segundo país se lleve de Palomares (Almería) la tierra radiactiva, lo cierto es que este domingo se cumple medio siglo del accidente que ocasionó la contaminación sin que exista un pacto vinculante ni un calendario. No obstante, fuentes diplomáticas estadounidenses han subrayado una vez más el deseo de Washington de "resolver de una vez por todas este capítulo de nuestra historia común".

El 17 de enero de 1966 un bombardero B-52 estadounidense chocó en pleno vuelo con un avión nodriza en una maniobra de aprovisionamiento, siniestro que provocó la caída de cuatro bombas termonucleares sobre esa zona de la provincia de Almería. Las bombas, 75 veces más destructivas que las de Hiroshima, no llegaron a explotar pero dos de ellas liberaron material radiactivo.

Este escenario, que dio lugar a una famosa fotografía de la época en la que el entonces ministro de Turismo Manuel Fraga se bañaba en la playa cercana a esta pedanía almeriense, ha sido un punto en la agenda bilateral de ambos países en este medio siglo, aunque hasta 2004 las negociaciones para dar una solución a la contaminación de la zona no comenzaron a avanzar.

A mediados del mes de octubre de 2015, el secretario de Estado estadounidense John Kerry viajó a Madrid y finalmente se firmó una declaración de entendimiento que supone más una voluntad de intenciones que un compromiso real por parte norteamericana de llevarse finalmente los residuos. El documento tiene un carácter voluntario y cualquiera de las partes puede desdecirse sin consecuencias, por lo que las oenegés han valorado el gesto como un "avance positivo" pero advierten de que en cualquier momento puede ser "papel mojado".

El Sitio de Seguridad Nacional de Nevada, en EEUU, está "considerando" una evaluando el traslado de los residuos de baja intensidad de Palomares hasta su almacén. Sin embargo, señala que esta propuesta está aún en una "etapa temprana de consideración" y que no se ha tomado aún una determinación formal. Según la planificación estadounidense, el proyecto de traslado y almacenaje oscilaría entre 12 y 24 meses.

En definitiva, 50 años después, el plutonio, cuya actividad dura miles de años, sigue manchando 40 hectáreas en Almería sin que se haya logrado un compromiso definitivo.