Ir a contenido

TESTIMONIO DEL ENTORNO FAMILIAR

"Somos religiosos pero vamos al médico"

Dos hermanos de Bruce Hopkins, el padre del niño muerto en Girona, relatan la extraña historia de la familia

El matrimonio y sus tres hijos rompieron lazos con sus familiares y se establecieron en España hace dos años

IDOYA NOAIN / GUILLEM SÁNCHEZ / FERRAN COSCULLUELA / NUEVA YORK / BARCELONA / GIRONA

Bruce y Schrell Hopkins.

Bruce y Schrell Hopkins.

Bruce Hopkins, el padre del niño de 7 años que apareció muerto en Girona este martes, cortó la relación con su familia de Estados Unidos "hace años", según han explicado dos de sus hermanos localizados por EL PERIÓDICO. Los dos parientes residen todavía en la ciudad estadounidense de Detroit, la ciudad en la que nació Bruce y en la que conoció a su mujer, Schrell.

El distanciamiento de Bruce con su familia estadounidense no responde a ningún motivo en concreto. O al menos estos dos hermanos, que han pedido reserva de su identidad, no han sabido aclarar "por qué". "A veces la gente se separa", añaden.

Tampoco ellos pueden explicarse qué ha podido ocurrir para que este ingeniero de profesión decidiera ocultar la muerte de Caleb, su hijo pequeño, y encerrar a su mujer y a sus dos otros hijos adolescentes un mes junto a su cadáver.

Los dos se preguntan "cómo será" en la actualidad Bruce y por qué actuó como lo ha hecho. Lo que recuerdan de él es que era "el hermano pequeño" y que "era un buen chico". Algo que no encaja en la macabra historia que ahora leen a través de la prensa. La gente "a veces cambia con los años" y las personas que "conoces" en un determinado momento de tu vida pueden terminar siendo "diferentes", tratan de razonar.

DUDAS SOBRE UN CUARTO HIJO

Tal era su grado de alejamiento, que uno de ellos ha llegado a asegurar que Bruce y Schrell habían tenido un cuarto hijo, "Colton", que ahora debería tener cuatro años.

Este pariente directo ha explicado que dedujo que había nacido su cuarto sobrino "a través de Facebook", donde la familia colgó sus fotografías. Para entonces, los Hopkins ya no mantenían "ningún contacto" con el resto de su extensa familia. Y actualmente, en los perfiles de los padres en Facebook, ya no existe rastro de ese niño.

Esta información aportada por los familiares de los Hopkins en Detroit ha sido trasladada a los Mossos d’Esquadra. La policía catalana ha pedido la colaboración de la embajada estadounidense para resolver el caso y ha entrevistado telefónicamente a uno de los dos parientes. Los investigadores consideran "creíble" su relato, pero sus pesquisas apuntan a que posiblemente Colton sea en realidad el hijo de una amiga de Schrell.

En cualquier caso, cuando la familia Hopkins se trasladó a España procedente de Misuri, hace unos dos años, ya lo hizo solo con tres hijos.

LOS HOPKINS

Bruce y Schrell se conocieron en la iglesia Clinton Street Greater Bethelem Church, en Detroit. Ambos son de allí. En ese templo se casaron en 1998. Tuvieron a su primera hija, L. H., de 14 años. El segundo, B. H., llegó poco después, hoy tiene 12 años. Luego se mudaron a Misuri, momento en que se distanciaron de sus familiares, que ya no llegaron a conocer a Caleb, el fallecido en Girona con 7 años. Sus parientes creen también que vivieron algún tiempo en San Diego (California) pero es en Misuri donde consta su última residencia estadounidense. Hace unos dos años toda la familia voló a España.

Bruce, ingeniero de formación, desarrolló una aplicación del vídeo que convierte noticias escritas en sonido y ha publicado un libro sobre la tecnología Bluetooth. La publicación contiene una dedicatoria para su mujer y sus hijos. 

MIEMBROS DE LA IGLESIA PENTECOSTAL

Bruce, como el resto de su familia, profesa el pentecostalismo, una rama del cristianismo. Cuando sus familiares han sido consultados sobre si sus creencias podrían haber motivado que le negaran a Caleb atenciones médicas en el supuesto de que enfermara, han respondido tajantemente que no. "Somos religiosos, pero vamos al médico".

Los investigadores no creen que estos padres mataran a su hijo. Por el contrario, sospechan que le negaron los cuidados elementales que requería. La gran cantidad de productos biológicos y fármacos homeopáticos hallados en el domicilio refuerzan la hipótesis que, en lugar de ponerlo en manos de profesionales médicos, trataron de cuidarlo por sus propios medios. Se trata, por ahora, tan solo de una hipótesis que las declaraciones de sus hermanos no ayudan a confirmar.