Ir a contenido

Doble 'impasse'

Los sistemas públicos de sanidad, educación y atención social, pendientes de la volatilidad política en Catalunya y toda España

Luis Mauri

Protesta en el Hospital de Bellvitge contra los recortes en la sanidad pública. 

Protesta en el Hospital de Bellvitge contra los recortes en la sanidad pública.  / RICARD CUGAT

Además de felicidad, ese dulce estado de satisfacción que tan erráticamente persigue la humanidad desde el principio de los tiempos; además de felicidad, esa noción que se desea y se aguarda de oficio, ¿qué se puede esperar razonablemente del recién estrenado 2016?

El 2015 transcurrió en Catalunya y en el resto de España bajo el influjo de dos hechizos. Ambos eran aparentemente de signo opuesto, pero en realidad compartían propósitos semejantes: velar las penalidades sociales, enmascarar el empobrecimiento de la mayoría, tapar los recortes de derechos, disimular el ascenso de la desigualdad y maquillar la obscena apoteosis de la corrupción. Estos cinco propósitos se resumen, como los mandamientos católicos, en dos: nublar la conciencia de los ciudadanos y distraerles del fenomenal enojo que llevan a cuestas tras ocho años de crisis inclemente.

HOSPITALES. Las abultadas listas de espera se enquistan, los equipos tecnológicos envejecen y los sanitarios van desbordados 

Mariano Rajoy es uno de los dos hechiceros. ¿Recuerdan aquello de que la crisis ya había terminado? El líder del PP y los suyos han repetido como una letanía esa invocación desde finales del 2014 para afrontar el ciclo electoral completo del 2015.

Artur Mas, el segundo encantador, ha invocado con idéntica o superior tenacidad la promesa de un viaje supersónico y gratuito al Edén, donde, ya se sabe, de las montañas manan arroyos de leche y miel.

CONJUROS Y PÓCIMAS

Pero los brujos debieron de confundir algún conjuro o alguna pócima, o simplemente subestimaron la capacidad de observación del público. El caso es que los dos sortilegios han quedado suspendidos en el aire y los dos hechiceros, colgados de sus varitas mágicas.

Lo que pueda deparar el 2016 depende en este momento de dos gobiernos en funciones, el español y el catalán, cuyos presidentes son hoy por hoy incapaces de seguir gobernando. Veremos si alguno de ambos logra revertir en los próximos días su extrema debilidad. Rajoy y el PP pueden verse abocados a unas nuevas elecciones si los barones del PSOE no les echan un capotazo de última hora. Y Mas, después de una ópera bufa de tres meses de duración, va por el mismo camino, a no ser que la CUP se apiade in extremis de él y en vísperas de Reyes le regale un trozo de carbón de azúcar.

Entre tanto, pendientes de si se forman gobiernos y qué gobiernos se forman o si se repiten elecciones, los usuarios de los servicios públicos pueden ir repasando lo que de verdad está en juego.

ASISTENCIA. Tras cuatro años asegurando que no había ni un euro más, Artur Mas promete 270 millones si la CUP le apoya. ¿Y si no, no?

En Catalunya, con el magro presupuesto del 2015 prorrogado para el 2016, la sanidad pública sigue en situación límite. Ya no solo es el enquistamiento de las abultadas listas de espera quirúrgicas y diagnósticas (en algunos hospitales y para algunas especialidades, el sistema está colapsado) o de la sobrecarga permanente de trabajo que soportan los profesionales. A estos dos factores se suma otro quizá menos evidente pero que compromete la fiabilidad del sistema: la falta de renovación de equipos tecnológicos diagnósticos y terapéuticos caducos.

MONEDA DE CAMBIO

La política social de la Generalitat puede ser, si cabe, más enojosa. Tras cuatro años asegurando que no había ni un euro más para este menester, Artur Mas accede ahora a inyectar 270 millones más a cambio del apoyo de la CUP a su investidura. Vaya. ¿Y si no, no? ¿Acaso los necesitados estarán menos necesitados si la CUP no cimenta la presidencia del líder nacionalista?

EDUCACIÓN. La oposición se conjuró en el 2013 a derogar la LOMCE en cuanto el PP perdiera pie. Ahora puede presentársele la oportunidad

El curso 2016/17 será el de la culminación de la LOMCE (reválidas, impulso de la religión, postergación de las humanidades, segregación sexual en aulas concertadas...). La oposición en pleno (entonces sin Ciudadanos) se conjuró en el 2013 para derogarla en cuanto el PP perdiera pie. Esto último podría suceder en breve. Entonces se vería si el conjuro sigue vigente.

Pero no todo va a ser incertidumbre este año. Entre tantas incógnitas, emerge una certeza diáfana. Más de siete millones de familias y empresas empezarán este mismo enero a pagar a través del recibo del gas los 4.700 millones de euros (indemnización más intereses a 30 años) con los que se resarcirá a las empresas de Florentino Pérez por el fiasco del almacén gasístico Castor.

Pues eso, feliz año.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.