Ir a contenido

SOHAIL YOUSAF, DEPENDIENTE EN UN COLMADO

"Abrimos las 24 horas y estamos tres personas fijas y una de refuerzo"

Teresa Pérez

Abierto las 24 horas del día. Sohail Yousaf, es uno de los dependientes que trabaja en el colmado de la calle de Bailèn en la confluencia con Aragó. "Hay tres personas fijas y una de refuerzo. Así cubrimos toda la jornada", dice. Le gusta el trabajo que hace y que le proporcionó un conocido suyo. Este ciudadano paquistaní asegura que el establecimiento lo visitan muchos catalanes y, generalmente, suelen "comprar cosas de capricho. Vienen a última hora del día cuando han acabado de trabajar y se van a casa". Yousaf no sabe decir qué tipo de artículos de alimentación son los más demandados por el cliente nacional "de todo un poco", concluye.

AGUA Y PATATAS PARA TURISTAS

La tienda no tiene muchos visitantes a primera hora de la mañana, que es cuando él trabaja. Sin embargo, todos los días suelen detenerse en el colmado algunos turistas que pasan camino de la Sagrada Família. Las preferencias de compra son bien distintas según la nacionalidad del cliente. "Los visitantes extranjeros eligen sobre todo bebidas frías y patatas fritas", aclara. De hecho, las bebidas ocupan un lugar de honor en el local. Están situadas a la entrada de la tienda, apenas se ha traspasado la puerta, para que el público no se pierda en los vericuetos del colmado.