En un bosque de Sant Gregori

Hallada una trampa para ciclistas y corredores en el Gironès

Es un artefacto con seis pinchos dispuestos para clavarse en el pie o reventar una rueda

Aspecto de la trampa que han localizado en un bosque de Sant Gregori (Gironès).

Aspecto de la trampa que han localizado en un bosque de Sant Gregori (Gironès). / FOTO CEDIDA POR CENTRE BIKER GIRONA

Se lee en minutos

Una pareja de corredores tropezó ayer con un objeto extraño en un bosque de Sant Gregori. Tras intentar retirar lo que parecía una rama, descubrió que en realidad se trataba de una trampa dispuesta deliberadamente para herir a ciclistas y a corredores.

Como aparece en las imágenes que tomó, el instrumento constaba de una base de dos pies que hundidos en el pavimento dejaba seis pinchos bien sujetos y asomados para perforar el pie de los corredores o la rueda de los ciclistas.

El artefacto estaba situado en un sendero del monte de Sant Grau, perteneciente a este municipio del Gironès. Su descubridor, vecino de Bescanó que frecuenta el Centre Biker Girona, tomó fotografías de la trampa y las cedió a la tienda, que denunció les hechos a través de su Facebook. Su página tiene 3.370 seguidores. Este domingo el aviso ya ha sido compartido por casi 5.000 usuarios y cuenta con un centenar de comentarios que recogen la indignación que ha causado el hallazgo. 

El empresario del negocio de bicicletas, Isidre Mor, no dudó en divulgarlo porque es un lugar por el que circula mucha gente y porque los pinchos estaban instalados “para herir”, ha detallado a la ACN.

CONDENA DEL ALCALDE

El alcalde de Sant Gregori, Quim Roca, ha condenado el hallazgo remarcando sobre todo que se trata de una zona concurrida por deportistas. También ha explicado que los Mossos d'Esquadra estudiarán el caso y que los Agentes Rurales se han desplazado al lugar para encontrar el punto exacto donde estaba situada la trampa. “Por suerte, nadie ha resultado herido”, ha añadido en declaraciones a la misma agencia.

PRECEDENTES  

Noticias relacionadas

En el 2009 ya hubo en la provincia de Girona algunas denuncias de personas que aseguraron toparse con clavos en el suelo o alambres atados entre árboles en zonas cercanas a Vilaür, Saus, Camallera y Vilopriu. Junto a las trampas apareció también un cartel colgado de un árbol criticando el paso de ciclistas y motoristas por la zona. 

Este verano un ciclista falleció al chocar contra un alambre eléctrico en Valderredible (Cantabria). Se trataba del Jefe de Obras del Ayuntamiento de Salamanca. Dos personas resultaron imputadas por un delito de homicidio imprudente en este caso.