Ir a contenido

El arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, será relevado por el obispo de Logroño

El nombramiento de Juan José Omella causa desazón en algunos sectores de la Iglesia catalana

El Papa habla con el cardenal Lluís Martínez Sistach, ayer en el Vaticano.

El Papa habla con el cardenal Lluís Martínez Sistach, ayer en el Vaticano. / EFE / ETTORE FERRARI

El arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistachserá relevado por el  actual obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-LogroñoJuan José Omella ha confirmado Efe en medios eclesiásticos.

Sistach, que ha sido uno de los participantes, invitado por el Papa Francisco, en el Sínodo de la Familia, será relevado "de forma inminente", seguramente en los próximos días, ya que tiene en la actualidad 78 años, tres más que la edad la edad reglamentaria de jubilación.

El nombramiento de Omella ha causado sorpresa y desazón en algunos sectores de la Iglesia catalana y en algunas órdenes religiosas, que habían propuesto al Papa Francisco que el sustituto de Sistach fuera su obispo auxiliar, Sebastià Taltavull, o en su defecto el actual arzobispo de Urgell, Joan Enric Vives.

Sin embargo, han valorado que Omella, que habla catalán, es un obispo dialogante y considerado de talante progresista, próximo al papa Francisco, y que ha hecho buena gestión en todas las diócesis en las que ha estado.

RENOVACIÓN DE LA IGLESIA

"Es un buen pastor, abierto, social, equilibrado y ponderado, que entiende muy bien la idiosincrasia de Catalunya, entiende el problema catalán y no es anticatalán. Es el hombre en el que el papa Francisco confía para renovar la Iglesia en España", han opinado fuentes religiosas consultadas por Efe.

Omella, que durante un año trabajó como misionero en Zaire, nació en la localidad turolense de Cretas, situada en la zona del Matarraña, limítrofe con Catalunya y donde también se habla catalán, el 21 de abril de 1946.

El que será nuevo arzobispo de Barcelona estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén.

El 20 de septiembre de 1970 recibió la ordenación sacerdotal para trabajar como coadjutor y como párroco, y entre 1990 y 1996 fue Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza.

En 1996 fue nombrado obispo auxiliar de Zaragoza y tres años más tarde pasó a ser obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón.

Entre el 2001 y el 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y de Jaca, hasta que el 8 de abril del 2004 fue nombrado obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño.

Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero del 2002 y con anterioridad, desde el  2000 fue presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal.

Omella, que también es consiliario nacional de la oenegé Manos Unidas, sugirió hace unos meses crear un fondo para ayudar a los parados sin ingresos, que se nutriría, entre otros, de una aportación voluntaria de los sacerdotes, a través de una de sus dos pagas extraordinarias o de un 10 % de su sueldo durante un año.

REFUGIADOS

El obispo de Logroño también pidió el pasado mes de septiembre a los sacerdotes riojanos que animaran a los feligreses a acoger con "generosidad y afecto" a refugiados y a prestarles toda la ayuda posible.

Omella ha dispuesto dos casas de la diócesis, con hasta 170 plazas, para acoger refugiados.

El pasado 27 de octubre, el que será nuevo prelado de Barcelona, declaró que los partidos políticos "deben dejar a un lado la ideología y los partidismos" y trabajar de forma conjunta y con otras asociaciones y entidades para lograr un pacto social, en el que puedan participar todos y no se aisle a nadie.

.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.