02 abr 2020

Ir a contenido

Un documental destapa a cientos de curas gais practicando cibersexo

'Amores santos' pretende denunciar «la hipocresía» de la Iglesia en el tratamiento de la homosexualidad

Los autores cazaron a los religiosos tras simular ser homosexuales en busca de consejo espiritual

EDU SOTOS / RÍO DE JANEIRO

Un documental que muestra a sacerdotes y pastores practicando la homosexualidad en privado. / DENER GIOVANINI

Con más frustración que esperanza para el colectivo homosexual concluyó el pasado fin de semana el Sínodo sobre la Familia en el Vaticano. Los 270 padres sinodales que allí se dieron cita no dieron su brazo a torcer y las expectativas de una Iglesia más abierta con los homosexuales quedaron sepultadas bajo 94 párrafos de pura ortodoxia. Los obispos pasaron sobre la cuestión de puntillas y tan solo se limitaron a pedir respeto por el colectivo gay. A pesar del discurso amable del papa Francisco, el Vaticano sigue cerrado a cal y canto a la homosexualidad. Al menos de puertas afuera.

A 9.000 kilómetros de distancia, en un lujoso hotel de Río de Janeiro, un hombre muestra con recelo la pantalla de su ordenador portátil: «Cuando la gente vea esto, su visión de la Iglesia cambiará para siempre». No es un farol. Las 500 horas de grabaciones del documentalista brasileño Dener Giovanini podrían ser la bomba que lance por los aires las puertas de la hipocresía en la mayor institución religiosa del planeta. Durante dos meses, este brasileño grabó las relaciones sexuales que mantuvieron a través de internet más de un millar de religiosos católicos, anglicanos, protestantes y ortodoxos de 36 países, entre ellos España.

ESTRENO EN ENERO

El resultado de tanto frenesí, el documental 'Amores santos', promete hacer temblar las iglesias de medio mundo en su estreno previsto en enero del 2016. «Te sorprenderías de lo realmente fácil que es mantener cibersexo con un sacerdote de Suecia aunque no sepas una palabra de sueco», explica a EL PERIÓDICO este brasileño, que era conocido en el país por sus reportajes sobre medioambiente hasta que decidió dar un enfoque más social a su trabajo.

«Brasil tiene la mayor población católica del mundo y es líder mundial en asesinatos de homosexuales. Quería comprobar si había alguna relación entre el mensaje homofóbico de la Iglesia y la violencia», asegura Giovanini, quien inició su proyecto creando tres perfiles en Facebook haciéndose pasar por un joven homosexual en busca de orientación religiosa. Un inicio cándido que rápidamente derivaría a sesiones de «16 horas de cibersexo al día», en ocasiones con «más de 15 sacerdotes a la vez».

«Recuerdo perfectamente la primera vez que uno de los religiosos propuso realizar cibersexo a través de Skype. Era un párroco de 80 años desnudo en medio de una sacristía, gimiendo y eyaculando junto a una imagen de la Virgen María», relata. Unos días antes, Giovanini había tenido que recurrir a un actor profesional ante la insistencia de muchos de los sacerdotes en mantener relaciones sexuales a través de internet. El elegido para tan difícil papel fue el actor homosexual de 25 años Darico Macedo.

«Muchas veces las imágenes resultaban tan grotescas que Darico no conseguía mantener una erección. Aun así, algunos llegaron a enamorarse perdidamente de él», recuerda Giovanni mientras busca, entre los 1.085 mensajes no leídos de WhatsApp, los de un pastor evangélico que estuvo a punto de abandonar a su esposa e hijos por el actor. «No quiero ni leer los mensajes, deben de haber cientos de amenazas», insiste.

Los rostros de los 150 religiosos que aparecerán en el documental estarán distorsionados «para evitar represalias», dice el documentalista, que señala que su principal objetivo ha sido denunciar «tanta hipocresía». Con gesto serio, Giovanini admite que el asunto alcanza las altas esferas de la Iglesia católica: «Tenemos dos arzobispos europeos pero no puedo decir los nombres o su procedencia porque son personas conocidas y no quisiera perjudicarles».

EMPUJÓN A LA IGLESIA

El montaje definitivo de 'Amores santos' incluirá la opinión del conocido teólogo homosexual alemán David Berger y el testimonio de distintos familiares de víctimas de la homofobia. «Viajé a Estados Unidos, donde unos padres me explicaron cómo la Iglesia les había enseñado a odiar a su hijo homosexual. Un día, el joven apareció ante ellos y, tras pedirles perdón, se voló la cabeza», relata el director.

Católico aunque no practicante, Giovanini cree que su documental podría dar el empujón definitivo que necesita la Iglesia para la aceptación de la homosexualidad: «El discurso del rechazo desde los púlpitos tiene que acabar. Espero que gracias a esto, cuando estos señores se reúnan en Roma el próximo año, piensen en los millones de homosexuales que están sufriendo».