DEFENSA DEL ACTUAL modelo de farmacia

Sanidad descarta liberalizar la venta de los fármacos sin receta

Competencia reclama que se puedan comprar otros comercios e internet

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO
MADRID

El Ministerio de Sanidad ha cerrado la puerta a la posibilidad de liberalizar la venta de los medicamentos que no precisan receta, como proponía la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La eliminación de las actuales restricciones supondría, por ejemplo, que estos fármacos podrían adquirirse en supermercados, gasolineras e incluso en internet, donde ahora solo pueden comercializarlos legalmente las boticas expresamente acreditadas. Para el ministerio, que salió a defender el actual modelo de farmacia, la medida implicaría además «un importante riesgo para la salud de los ciudadanos».

El actual modelo español, vigente desde hace décadas, establece que para ser titular de una oficina de farmacia hace falta ostentar la condición de farmacéutico. Son las autonomías las que fijan los criterios de autorización de apertura de los despachos, teniendo en cuenta la densidad de la población y su dispersión, entre otros factores. En la mayoría de comunidades ello se traduce en una limitación del número máximo de despachos por módulos de población, lo que para la CNMC equivale a imponer unas restricciones a la competencia injustificadas.

Noticias relacionadas

GARANTÍAS EN EL ÁMBITO RURAL / En cambio, para Sanidad es este sistema precisamente el que garantiza el fácil acceso de los pacientes a su medicación, con independencia de si viven en el ámbito rural o el urbano, de forma que el 99% de la población, según datos del ministerio, dispone de una farmacia en el entorno de su lugar de residencia. Facua-Consumidores en Acción se ha alineado con el ministerio y recuerda a la CNMC que las oficinas de farmacia son establecimientos privados que ofrecen un servicio público y que por ello han de estar sometidas a una regulación y una planificación y al interés general. Lo contrario, defiende la asociación, supondría una mercantilización absoluta del fármaco como producto de consumo «por encima de la protección de la salud pública».

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos ha recordado asimismo que el modelo de farmacia español ha sido motivo de varias sentencias del Tribunal Europeo de Justicia que han avalado que no es contrario al derecho comunitario y que está justificado al ser beneficioso para los ciudadanos.