Ir a contenido

Gente corriente

Gürçim Yilmaz: «Pase lo que pase, sabemos que, unidos, podemos resistir»

Gemma Tramullas

En la fachada de la estación de metro de Fontana, en el barrio de Gràcia, alguien ha pegado unos adhesivos con la leyenda Erdogan asesino [ver foto] que recuerdan la turbulenta actualidad en Turquía, donde el pasado día 10 un atentado dejó 102 muertos. Esta joven escritora turca estaba en Barcelona, realizando una residencia artística en la asociación Jiwar, cuando tuvo lugar la masacre y la posterior represión. Mientras sufría en la distancia, también descubría profundos lazos políticos y culturales entre Turquía y Catalunya.

-¡Ay si Erdogan viera estas pegatinas!

-Insultar al presidente es uno de los delitos más graves en Turquía. Muchos amigos míos han sido juzgados por decir en Twitter que «Erdogan es un ladrón y un asesino». Pero los políticos tienen una responsabilidad y, aunque no estén directamente implicados en delitos de sangre, si su gestión ha provocado muertos por acción u omisión hay que pedirles responsabilidades.

-La masiva protesta del parque Taksim Gezi en el 2013 dio la vuelta mundo. ¿Estuvo allí?

-Claro. Lo más sorprendente de lo que ocurrió en Gezi es que toda una generación que era criticada por ser «apolítica» se unió para alzar su voz de una manera única. Pase lo que pase, ahora sabemos que, unidos, podemos resistir. Gezi construyó un nuevo lenguaje de esperanza.

-En las pasadas elecciones los islamistas conservadores de Erdogan perdieron la mayoría absoluta y los kurdos entraron en el Parlamento. ¿Puedo preguntarle qué votó?

-Al Partido Democrático de los Pueblos [HDP, la alianza de la minoría kurda y grupos de izquierdas, feministas, ecologistas...]. Ahora preguntará si tengo orígenes kurdos.

-Es justo lo que iba a decirle.

-No. Yo me crié en Alemania hasta los 5 años y desde niña sé que hay diversas maneras de pensar y de vivir. Voto al HDP porque habla por todas las minorías y yo soy de izquierdas y defiendo los derechos humanos.

-¿Sabía que el HDP es el referente de la CUP en Catalunya?-Sí, pero el HDP no pide exactamente la independencia de Kurdistán, sino derechos civiles y más autogobierno.

-¿Les votaría si la pidieran?

-Mmm... Los pueblos tienen derecho a autogobernarse y la decisión es suya. Pero creo que la sociedad turca necesita a los kurdos. La prueba está en que sin ellos no tendríamos un buen partido de izquierda.

-Antes eran considerados terroristas.

-En Turquía ha habido una guerra civil, pero la ciudadanía nunca tuvo acceso a una información veraz. Yo empecé a dudar a los 15 años. No entendía que el resto del mundo hablara a favor de la resistencia kurda cuando se supone que eran terroristas malísimos. Ahora por lo menos la gente acepta la existencia del pueblo kurdo. ¡Incluso se puede comprar en las librerías el libro de Abdullah Öcallan [fundador del Partido de los Trabajadores del Kurdistán y condenado a cadena perpetua]!

-A ver si alguien lo traduce...

-Aparte de Orhan Pamuk o Elif Shafat, he visto muy pocos títulos turcos en Barcelona. En Turquía tenemos muchos libros de autores que escriben en español, pero casi ninguno en catalán. Habría que organizar un intercambio de traductores que traduzcan directamente del turco al catalán y viceversa.

-Todo es proponérselo.

-Yo quería aprender catalán en Estambul pero no hay ninguna institución oficial que lo enseñe. Es una lástima, porque dadas las similitudes culturales y políticas habría mucho interés y disfrutaríamos leyéndonos mutuamente. En serio, ¡me encantaría ayudar a promover el primer instituto cultural catalán en Estambul!