BOUBAKAR ALIYU 3 GUINEANO DE 16 AÑOS

"De mí depende toda mi familia"

"De mí depende toda mi familia"

BEATRIZ MESA

1
Se lee en minutos

"La vida nos ha maltratado", dice Boubakar Aliyu de él y los que se encuentran como él. Tiene 16 años y va de aquí para allá por las calles de Tánger poniendo la mano para que un alma caritativa deposite una moneda, un trozo de pan o una pieza de fruta. Cualquier cosa es bienvenida. «Necesito comida que no tenga que cocinar porque no tengo hornillo. Duermo de cualquier forma y en cualquier sitio. No tengo dinero para pagar mi derecho a estar en el bosque donde se juntan los africanos y mucho menos para una pensión», relata. Cruzó en un convoy de la mafia desde su país natal, Guinea, hasta Mali. Fue su primer trayecto antes de entrar en Argelia. Y desde allí pasó a Oujda, ya en Marruecos, a las puertas de Melilla. Sin embargo prefirió marcharse a Tánger porque le informaron de que la presión de las autoridades era menor en esta ciudad.

Noticias relacionadas

Tiene intención de cruzar por la vía marítima a España. "Tengo que ahorrar dinero. Si consiguiera un trabajo me compraría una plaza en una lancha. No me veo con fuerzas para la verja. He visto a algunos hermanos muy heridos y me da miedo", explica.

Su mirada es la de un niño triste. En él ha puesto su familia las esperanzas y los recursos económicos que disponía. "Ellos han pagado para que yo esté aquí. Tengo que conseguirlo porque de mí depende mi familia", subraya. Del recorrido clandestino, recuerda con terror que los mafiosos le hicieron pagar 100 euros extra para atravesar un control. Llamó a su familia para que realizara la transferencia. "Ellos y yo hemos hecho muchos esfuerzos para que yo haya llegado hasta aquí". Aún le falta llegar a España.