Ir a contenido

PULSO JUDICIAL

Mal semen en Tarragona

Archivada por tercera vez una denuncia contra la petroquímica por la deficiente calidad del esperma de los hombres de la zona

RAFAEL MORALES / TARRAGONA

Los ecologistas del grupo L'Escurçó de Tarragona no están dispuestos a conformarse con el auto del juez Joaquín Elías Gadea, que ha archivado por tercera vez la investigación para conocer por qué más de la mitad de los tarraconenses tienen un semen de baja calidad, deficiente para la procreación. Están dispuestos a recurrir el auto en el que Gadea admite, apoyado en un informe de la Guardia Civil, que existe delito, pero que no hay razón para buscar culpables en la importante industria petroquímica asentada en la zona. ¿Por qué? El juez considera que pueden existir múltiples causas, además de la contaminación, por ejemplo, cita, la ropa «especialmente ceñida» .

El titular del juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona intenta dar un nuevo carpetazo a una causa que los ecologistas denunciaron en el 2010 por los posibles efectos en la población de la actividad de uno de los polos petroquímicos más importantes del sur de Europa. El auto judicial detalla que se han identificado más de 180 empresas «que emiten como producto básico, subproducto o producto de desecho» algunas de las 500 sustancias nocivas apuntadas en el estudio clínico que el Institut Marquès de Ginecología, de Barcelona, dio a conocer en el 2002.

«El 53% de los varones de Tarragona presenta un semen que no cumple los parámetros de normalidad» establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), destacaba el estudio, que también se realizó en Barcelona y A Coruña. Los varones de Tarragona son los que peor parados salían. Los coruñeses tenían el 28% de espermatozoides con buena movilidad, los barceloneses el 15% y los tarraconenses, con el 6%, tenían el peor esperma. Además, el índice de sus espermatozoides rápidos estaba en el 6,8%, lejos del índice de normalidad de más del 25% que establece la OMS.

Investigación del Seprona

Con estos datos, los ecologistas vieron un sólido argumento para la denuncia que se reactivó el año pasado a petición del fiscal. El juez ordenó a los rurales del Seprona de la Guardia Civil investigar a las numerosas empresas de la zona.

«No puede establecerse claramente la relación causa-efecto entre la calidad del esperma y la contaminación industrial», detalla el juez. También añade que pueden existir «otras múltiples causas», como es el citado caso de la ropa ceñida, los hábitos alimentarios y el consumo de drogas, alcohol y tabaco«Aun cuando de las actuaciones practicadas se infiere la existencia de hecho delictivo, no hay motivos para acusar a determinadas personas», justifica el juez.

Recurso a punto

Joan Manel Olivella, de L'Escurçó, informó ayer de que aún no han recibido el texto oficial de la resolución judicial. «Pero es seguro que la vamos a recurrir», anunció. «Nos sorprende la decisión del juez porque creo que con su argumentación refuerza nuestra demanda: explica que hay delito pero que no se puede encontrar al culpable», razonó el dirigente ecologista.

Además de su recurso, los ecologistas piensan en el que probablemente presentará el fiscal. Aseguran, además, que el caso volvería a abrirse en el momento en que se presentase una nueva prueba, cosa que «podría ocurrir en cualquier momento», afirma Olivella. «De todas formas, si se agota la vía penal, haremos que el caso se tramite por la vía civil», sentenció.