INFRAESTRUCTURA CONTROVERTIDA

Territori se conforma con el desvío voluntario de camiones de la N-340

El 'conseller' Vila plantea empezar con medidas blandas para mitigar la siniestralidad

La proximidad de los comicios desaconseja aplicar la obligación de ir por la AP-7

Aspecto del tráfico de la carretera N-340 a su paso por Sant Carles de la Ràpita (Montsià), la semana pasada.

Aspecto del tráfico de la carretera N-340 a su paso por Sant Carles de la Ràpita (Montsià), la semana pasada. / JOAN REVILLAS

1
Se lee en minutos
SÍLVIA BERBÍS / TORTOSA

De partida, medidas de mínimos. El 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Santi Vila, reunió ayer en Tortosa a una treintena de representantes municipales e institucionales del Baix Ebre y el Montsià para trasladarles las opciones que, de entrada, plantea el Ministerio de Fomento para reducir la siniestralidad de la carretera N-340, que registra ya 17 muertos a su paso por Catalunya este año. La construcción de cinco rotondas en los cruces más conflictivos y el desvío voluntario y bonificado de los camiones hacia la autopista AP-7, como ya se aplica en diversos tramos de las carreteras españolas, sin demasiado éxito, son las medidas más urgentes que Madrid propone para los próximos meses.

Noticias relacionadas

Vila, que la semana pasada reclamó el modelo aplicado con más efectividad en Girona de desvío obligatorio con bonificaciones a los camiones, planteó ayer optar por la alternativa más consensuada. Es importante, remarcó, «que haya acuerdo entre todos para decidir el modelo que se aplica». Una rebaja de las exigencias iniciales, al menos momentánea, que asume la voluntariedad del desvío de vehículos pesados como punto de partida para comprobar su efectividad y, en unos meses, disponer de una mejor tesitura para evaluar medidas más drásticas. Ahora, con dos procesos electorales a la vista, no parece el mejor momento para pugnar por la prohibición del tráfico de camiones por la N-340, al que se oponen los transportistas y, previsiblemente, los negocios vinculados a la carretera. No hay que olvidar que diariamente pasan por ella unos 5.000 camiones.

El 'conseller' anunció que el próximo octubre habrá una reunión «al más alto nivel» para decidir «entre todas las partes: el territorio, la Generalitat y el Ministerio de Fomento», cuál es la mejor solución a corto plazo. Los alcaldes, que reclaman inicialmente el modelo obligatorio de Girona, y también la gratuidad de la autopista para el tráfico interno, valorarán la oferta de Fomento en una reunión la próxima semana, aunque enfocan sus reivindicaciones prioritarias a largo plazo: el desdoblamiento de la N-340 con la construcción de la autovía A-7, encallada desde hace años. «Para nosotros la solución definitiva es la autovía, pero tardará de 8 a 10 años», admitió el alcalde de El Perelló, Ferran Cid.