CRISIS MIGRATORIA

Catalunya se prepara para empezar a acoger refugiados antes de tres meses

El Govern estima que se podría superar la cifra de 2.000 personas que vinieron durante la guerra de los Balcanes

Barcelona será "el primer punto de acogida" de asilados y luego serán distribuidos por el territorio en función de cada caso

Reunión entre el Govern y el Ayuntamiento de Barcelona sobre los refugiados.

Reunión entre el Govern y el Ayuntamiento de Barcelona sobre los refugiados. / Quique García (EFE)

Se lee en minutos

Generalitat, ayuntamientos y entidades sociales catalanas han reclamado este lunes al Gobierno que concrete ya el número de refugiados sirios que acogerá España y su reparto por comunidades, agilizar los trámites para otorgarles asilo y el traspaso de recursos procedentes de la Unión Europea para atenderlos.

Así lo han explicado la consellera de Benestar Social i Família de la Generalitat, Neus Munté, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tras la primera reunión de ambas administraciones, junto a los máximos representantes de las cuatro diputaciones, del Fons Català de Cooperació al Desenvolupament, del Consejo de la Abogacía Catalana, Cruz Roja y la Mesa de entidades del tercer sector, entre otros.

La alcaldesa de Barcelona, por su parte, ha recordado que, además de atender a los refugiados sirios y afganos que llegarán en los próximos meses "se ha de atender a los que ya tenemos aquí: más de mil personas sólo en Barcelona", que esperan, de media, entre tres y cinco meses, para recibir una respuesta a su petición de asilo. Estos refugiados proceden de Eritrea, Ucrania, Libia y también Siria, ha dicho la alcaldesa, que ha subrayado: "No puede suceder que haya refugiados de primera y refugiados de segunda".

Munté ha pasado por La Xarxa esta mañana ya también se ha referido a la crisis migratoria. Tras ponerle sobre la mesa la cifra de 2.000 personas que llegaron a Catalunya durante la crisis de los Balcanes, a mediados de los años 90, la vicepresidenta ha señalado que la urgencia y la dimensión de la situación actual puede llevar a pensar que esta cifra se superará, pero eso es algo que no se sabrá con mayor concreción hasta que el Gobierno no haga pública la cifra de asilados que está dispuesto a asumir. 

Barcelona, primer punto de acogida

Barcelona se convertirá en un "primer punto de acogida" de los refugiados, que posteriormente se podrán trasladar a diferentes municipios, en función de sus necesidades. En la reunión, se han puesto de acuerdo para pedir al Gobierno central que se "posicione claramente" sobre el contingente que puede llegar, que agilice los trámites de petición de la condición de asilo y que sea más transparente respecto a los 500 millones de euros que recibe de la UE para acoger a inmigrantes y refugiados, han afirmado Munté y Colau.

Las administraciones han acordado poner en marcha un plan de actuación, que se reunirá semanalmente, para coordinar los detalles y lograr un "reparto equitativo y rápido" que tenga en cuenta las necesidades sanitarias, educativas y de vivienda necesarias.

Para ello, han empezado a alistar los equipamientos, viviendas y plazas de albergue de la Generalitat disponibles para "ver el dispositivo" más adecuado, ha remarcado Munté, que ha celebrado la ola de solidaridad registrada por parte de miles de familias catalanas, pero se ha decantado por tejer una red de acogida más profesional.

"Es una crisis humanitaria que no puede esperar, y el Estado tiene que hacer frente a sus obligaciones", ha exigido Colau, que ha tachado de genérica la respuesta que le dio el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a su carta para pedirle una respuesta firme ante esta situación.

Crisis de larga duración

La alcaldesa ha remarcado que esta reunión de urgencia ha sido muy positiva, y ha celebrado la "gran oleada de solidaridad ciudadana que pide a las administraciones estén a la altura de las circunstancias y den respuesta a la situación sin más excusas".

Tanto Munté como Colau, han señalado que la acogida y posterior integración de refugiados puede durar años, y han defendido la necesidad de que se haga de forma profesional: "No es una crisis puntual, es una crisis de larga duración. Se puede dar una acogida que dure muchos años y no hay que crear redes paralelas, sino reforzar la existente", ha afirmado Munté.

Desde el Fons Català de Cooperació al Desenvolupament, Meritxell Budó, ha destacado que en 2013 ya crearon un fondo de cooperación para atender a refugiados de Libia y Siria, y ha pedido a los ayuntamientos colaboración con este proyecto que sigue vigente.

A la reunión también han acudido el conseller de Presidencia, Francesc Homs; la consellera de Gobernación, Meritxell Borràs; el secretario de Cooperación y Coordinación de las Administraciones Locales, Joaquim Ferrer; el director de Inmigración, Xavier Bosch, y el de Juventud, Toni Reig.

ACM, FMC, diputaciones y entidades

Te puede interesar

También el presidente de la Associació Catalana de Municipis (ACM), Miquel Buch; el de la Federación de Municipios de Catalunya (FMC), Xavier Amor; la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa; el de la Diputación de Girona, Pere Vila; el de la Diputación de Tarragona, Josep Poblet, y la vicepresidenta de la Diputación de Lleida, Rosa Maria Perelló.

El presidente del Consejo de la Abogacía Catalana, Abel Pié, también ha acudido al encuentro, junto al coordinador de Creu Roja Catalunya, Enric Morist; el presidente de la Taula del Tercer Sector, Oriol Illa, la directora del CCAR-CEAR, Estel·la Pareja; el director de la Fundación Acsar y de la ONG Accem, Gemma Sánchez.