04 ago 2020

Ir a contenido

ENFERMEDAD VÍRICA

El chikungunya llama a la puerta

Un hombre infectado en Gandia, confirmado como el primer caso de transmisión en España

Infección del virus del chikungunya. / EL PERIÓDICO / VÍDEO: ATLAS

En España se han registrado en los últimos años más de un centenar de casos de chikungunya, una enfermedad infecciosa que se caracteriza por fiebres agudas, erupciones cutáneas y dolores articulares, pero hasta ahora todos habían sido importados. Es decir, se trataba de personas que habían visitado países donde la enfermedad está presente y habían regresado infectados tras ser picados por un mosquito portador del virus. Ayer, las autoridades sanitarias europeas confirmaron que un hombre de 60 años que se infectó en julio en Gandia (Valencia) es el primer caso documentado de transmisión autóctona, sin viajes de por medio.

El caso de Gandia, como recordó en un comunicado el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), no es la antesala de ningún brote infeccioso, ni mucho menos, pero sí obliga a prestar más atención a un enfermedad que ya está causando graves problemas en algunos países de donde no es originaria.

Lo sucedido en España «no es inesperado», subraya el ECDC, teniendo en cuenta que en todo el litoral mediterráneo, desde Girona hasta Málaga, ya están presentes los ingredientes necesarios para la propagación: el trasiego de personas portadoras, algo difícil de evitar al 100% teniendo en cuenta el enorme flujo de turistas y trabajadores, junto a la presencia de mosquito tigre -el vector de la enfermedad- y unas condiciones climáticas adecuadas para la supervivencia del virus. De hecho, en Gandia, donde el clima es «propicio», en palabras del ECDC, ya se habían notificado con anterioridad diversos casos importados. En el periodo enero-julio de este año habían sido cuatro.

El afectado, que está totalmente recuperado tras haber pasado seis días ingresado en Girona, vive y trabaja en Gandia, según confirmó la consejería valenciana de Sanidad Universal. El chikungunya solo es mortal en casos extremos, generalmente de bebés sin acceso a tratamientos, pero sí es una enfermedad incapacitante que debe abordarse con analgésicos y antiinflamatorios. En caso de evolución favorable, los síntomas remiten en una semana.

Aparición de los síntomas

El afectado comenzó a notar síntomas el 7 de julio en Francia, en el departamento de Hérault, durante un viaje que había iniciado tres días antes. Sin embargo, «es muy poco probable que la infección se produjera allí», subraya el ECDC, puesto que el periodo de incubación dura hasta ocho días. También recuerda que en Hérault no se ha detectado ni un caso este año.

Así pues, de acuerdo con la hipótesis asumida tanto por el ECDC como por las autoridades españolas, un mosquito picó a un portador del virus y luego el insecto volvió a picar en Gandia y ocasionó la infección. El mayor brote autóctono en Europa se produjo en el 2007 en Rávena y zonas próximas de la región italiana de Emilia-Romaña, con más de 200 personas afectadas. También se han detectado dos episodios menores en Francia en los años 2010 (dos afectados) y 2014 (14 afectados), según el ECDC.

El chikungunya se transmite exclusivamente por la acción del mosquito tigre (Aedes albopictus) y el mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aepypti), por lo que solo puede haber contagios en zonas donde estén presentes algunos de los dos insectos. En Europa, el mosquito tigre se ha asentado en prácticamente toda Italia y el litoral mediterráneo español (incluyendo Baleares), así como en zonas de Francia, Montenegro, Albania, Croacia y Grecia. En el caso de España, la primera colonia se detectó en Sant Cugat en el año 2004, mientras que en la Comunidad Valenciana está presente desde el 2013. En cuanto al mosquito de la fiebre amarilla, solo se ha confirmado su presencia en la isla portuguesa de Madeira.

La consejería valenciana mantiene un programa de control en Gandia y alrededores. De hecho, como recuerda el ECDC, es esencial que los viajeros que regresan de zonas donde hay brotes acudan con prontitud al médico en caso de detectar síntomas. Y, por supuesto, también debe evitarse al máximo la reproducción del mosquito tigre, sobre todo en verano.