Ir a contenido

Amadeu Recasens: «No tendré inconveniente en aplicar la contundencia policial»

El comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de BCN afronta el reto de transformar la Guardia Urbana de Barcelona

MAYKA NAVARRO / BARCELONA

Amadeu Recasens: «No tendré inconveniente en aplicar la contundencia policial»

JOSEP GARCÍA

Tras años teorizando sobre seguridad y después de haber dirigido la Escola de Policías de Catalunya, Amadeu Recasens afronta el reto de transformar la Guardia Urbana de Barcelona.

-¿Cuántos días ya al frente? 

-... Tendré que mirarlo. Un mes y medio, más o menos.

-¿Y cuántos se ha arrepentido?

-Ni un solo día.

-¿Qué ha encontrado?

-Una Guardia Urbana preparada, técnicamente potente, con buenos profesionales y ganas de hacer cosas.

-Pues aún entiendo menos algunas críticas desde el consistorio.

-Es cuestión de tiempo entre el nuevo gobierno y la policía. Se han de conocer más. Estamos en un momento idóneo para hacer unas transformaciones que son necesarias.

-¿Varió ya la visión de la alcaldesa?

-No se qué visión tenía antes la alcaldesa, pero ella quiso que uno de sus primeros actos fuera la entrega de credenciales a la nueva promoción de guardias urbanos. Ada Colau ha querido desde el primer momento dar muestras de proximidad con la Guardia Urbana.

-Quizás en la intimidad ya le habrá dicho lo gratamente que le ha sorprendido la Guardia Urbana...

-Mis conversaciones privadas con la alcaldesa no se las reproduciré, pero si le diré que la alcaldesa confía y mucho en la Guardia Urbana.

-Algunos cargos del consistorio llegaron a decir que la Guardia Urbana era una de las policías con más denuncias por tortura de Europa.

-Las conductas anómalas hay que detectarlas, aislarlas y llevarlas a los tribunales. Pero no se puede decir que sea un cuerpo torturador.

-Defíname la Guardia Urbana.-

¿La que es o la que ha de ser?

-La que ha de ser.

-La policía de proximidad de Barcelona.

-Constantemente hablan de proximidad. ¿No es próxima ahora?

-Depende de lo que entienda por proximidad.

-Le escucho.

-Tres cosas, una filosofía de proximidad, una cultura de proximidad, una estructura y unas funciones de proximidad y una actitud de proximidad en la técnica policial.

-Qué notará el ciudadano.

-Más policía a pie en la calle, un trato más humano, mucho más contacto y más retorno de sus demandas.

-¿Acaso no son humanos?

-Entiendo por humanidad un contacto más próximo a las personas. Humanidad quiere decir que en tiempos de crisis hay que entender a las personas. Quiere decir ayudar entendiendo. Saber que a esa persona que le acaban de robar, quizás ya no le queda nada para pasar el mes. Entender los traumas de las víctimas. Asistir al turista que se ha quedado sin pasaporte, sin dinero, solo y sin nadie a quién recurrir. Quiero mucho más empatía humana. No me conformo con una actuación policial correcta.

-Conozco guardias que han pagado comida con su dinero.

-Estoy convencido de que hay policías que hacen a diario estas heroicidades. Pero yo no le hablo de los guardias, le hablo de la Guardia Urbana. Para lograr mi objetivo habrá que hacer cambios estructurales y funcionales.

-¿Dará la vuelta a la estructura?

-Tiempos nuevos, formas nuevas. Estamos viviendo una transformación de la ciudad, tanto económicamente, como socialmente, como culturalmente, como desde el punto de vista de modelo de su turismo. Si eso es así, la Guardia Urbana también debe cambiar. Le toca adaptarse a un tiempo nuevo.

-Los Mossos incorporarán la pistola taser.

-La taser es un arma y es peligrosa, eso de entrada. No le puedo decir si las tendremos hasta que no haya revisado las nuevas estructuras y funciones. Si hay funciones que exigen el uso de este instrumento lo pensaremos. Pero en estos momentos no está en mi horizonte el uso de la taser.

-¿Qué hay en su horizonte?

-Dotar a los policías de armamento intelectual y de otro tipo que le permita graduar su respuesta ante un conflicto. Pero si a última hora hay que utilizar el arma de fuego, se hará.

-¿Armamento intelectual?

-No creo en el modelo del golpe de porra. Todas las sociedades tienen unos límites de tolerancia y la nuestra es una sociedad abierta y democrática. Dentro de esos límites de tolerancia las cosas se deben de hacer de manera absolutamente pacífica, razonada y tranquila. Si alguien se extralimita en los límites de tolerancia se tiene que aplicar la contundencia policial con todas las consecuencias. Y aviso, no tendré inconveniente en aplicarla.

0 Comentarios
cargando