18 sep 2020

Ir a contenido

EN LA INDIA

Muere la hermana Nirmala, sucesora de la madre Teresa de Calcuta

La monja se hizo cargo de las Misioneras de la Caridad, que tienen 700 casas en 130 países

La hermana Nirmala, en una conferencia en el 2007.

La hermana Nirmala, en una conferencia en el 2007. / AFP

La hermana Nirmala Joshi, la sucesora de la Madre Teresa al frente de la congregación de las Misioneras de la Caridad, ha muerto este martes por un paro cardíaco, a los 81 años de edad, en la ciudad oriental india de Calcuta.

El vicario general de la archidiócesis de Calcuta, Dominic Gomes, explicó que la hermana Nirmala se encontraba muy enferma y murió poco después de pasada la medianoche. "Era una mujer muy dulce y sencilla, aunque al mismo tiempo tenía una personalidad muy fuerte", dijo Gomes, quien añadió que el funeral de la religiosa tendrá lugar este miércoles a las 16.00 horas en la sede central de las Misioneras de la Caridad.

El arzobispo de Calcuta, Thomas D'Souza, explicó al diario Indian Express que la religiosa, que "dio su último suspiro en paz", padecía problemas del corazón y aunque había estado hospitalizada falleció en una de las casas de las misioneras de la Caridad.

Las muestras de pesar por la muerte de la religiosa se multiplicaron en redes sociales y entre las autoridades indias.

Nirmala Joshi (1934) nació en un campamento militar en el estado indio de Jharkhand, limítrofe a Bengala, como hija de un soldado nepalí de las tropas de los conocidos guerreros Gorkha del Imperio Británico. Se unió a las Misioneras de la Caridad en 1976 inspirada por el trabajo a favor de los pobres de la Madre Teresa, que había fundado la congregación en Calcuta en 1950 después de una experiencia mística.

Tras la muerte en 1997 de la Madre Teresa, beatificada en 2003, la hermana Nirmala pasó a ocupar su puesto en la dirección de las Misioneras de la Caridad hasta 2009, cuando pidió ser relevada para llevar "una vida de contemplación".

Las Misioneras de la Caridad, en sus orígenes una pequeña congregación que ayudaba a los más pobres de Calcuta, se ha convertido en una red que cuenta con unas 4.500 religiosas que trabajan en más de 130 países, donde tienen unas 700 casas dedicadas a asistir a los necesitados. "Después de dejarnos la Madre Teresa pensamos que sería muy difícil, pero no, la Madre está siempre guiándonos y crecemos cada día gracias a sus bendiciones", aseguró la hermana Nirmala en 2004 al diario The Telegraph de Calcuta.