Ir a contenido

ACCIDENTE FATÍDICO EN ASIA CENTRAL

Un alud mata en Kirguistán a tres alpinistas de una cordada catalana

Los jóvenes, montañeros de élite, escalaban el Ak-Too, de 4.620 metros

EL PERIÓDICO
BARCELONA

«Un hecho fatídico fruto del azar». Los responsables de la Federació d'Entitats Excursionistes de Catalunya (FEEC) calificaron ayer de esta manera el «accidente imprevisible» que el pasado domingo acabó con la vida de tres jóvenes alpinistas de élite, dos catalanes y un valenciano. Una alud de nieve o de hielo los arrancó de la pared que estaban escalando sin que el resto de sus compañeros pudieran hacer nada para evitarlo. El suceso se produjo cerca de la cima del Ak-Too, un pico de 4.620 metros situado en el parque nacional de Ala-Archa, en Kirguistán, un montañoso país de Asia central que tiene frontera con China.

Los fallecidos son Àlex Vicedo, de 24 años, vecino de Ontinyent (Valencia) y miembro de la Associació Esportiva Pallars; Josep (Jos) Cotrina, de 24 años y natural de Ripoll, perteneciente al Grup Excursionista i Esportiu Gironí, y el tarraconense Pol Rodríguez, que ayer habría cumplido 19 años, integrante de la Agrupació Catalana Colldejou de Promoció Excursionista. Los tres formaban parte de una expedición del Centre de Tecnificació d'Alpinisme de Catalunya (CTAC), el organismo creado por la FEEC hace 13 años con el propósito de formar a jóvenes alpinistas y crear un equipo de alto nivel reconocido oficialmente por el Consell

Català de l'Esport.

FORMACIÓN DEPORTIVA / La expedición, integrada por una decena de alpinistas y encabezada por el director del CTAC, Toti Valés, salió el pasado día 16 de Barcelona hacia Kirguistán, donde tenía previsto realizar una estancia de aproximadamente un mes para mejorar su formación deportiva. «El grupo se dividió en tres cordadas, una cosa completamente normal, y fue la cordada formada por Àlex, Josep y Pol la que fue sorprendida por un alud en plena trayectoria de ascensión. La avalancha los arrancó de la pared y murieron. Es todo lo que sabemos», declaró ayer en rueda de prensa el responsable técnico del CTAC, Elíes Coll.

El presidente de la FEEC, Jordi Merino, explicó que los cuerpos de los tres alpinistas, junto con el resto de los miembros de la expedición, ya se encuentran en Bishkek, la capital de Kirguistán, y ahora se está trabajando para proceder a su repatriación. «Desde el mismo domingo, la federación está realizando gestiones con la embajada de España en Kazajistán (país vecino a Kirguistán) y con la compañía aseguradora para agilizar la repatriación, porque la documentación está en ruso y se ha de traducir. Se han realizado correctamente todos los trámites y estamos pendientes de los visados para traer los cuerpos en cuanto podamos», añadió Merino, que recordó que no hay vuelos regulares a la zona del accidente.

«Son deportistas que, a pesar de su juventud, tienen una vasta experiencia en escalada y montaña y que han sido seleccionados para hacer cursos de dos años en el CTAC», destacó Coll. Fuentes de la FEEC explicaron que la formación comprende actividades como escalada en roca y en hielo, esquí de montaña, psicología deportiva, técnicas de autorrescate, prevención de lesiones, nivología, nutrición, elaboración de entrenamientos, formación invernal (construcción de iglús y cuevas de nieve) y expediciones de alta montaña con el fin de que puedan realizar en el futuro actividades alpinísticas de alto nivel, «teniendo en cuenta siempre que se trata de una disciplina peligrosa», donde el riesgo de sufrir un accidente es muy elevado.

«El año pasado fuimos a Perú y este año habíamos escogido Kirguistán porque es un país poco conocido y muy montañoso, lo que suponía un aliciente para los deportistas», detalló Coll.

Temas: Kirguistán

0 Comentarios
cargando