Los médicos homeópatas defienden las vacunaciones

El Col·legi de Metges considera una mala práctica disuadir de la inmunidad

El profesional que induzca a la no protección podría ser sancionado

2
Se lee en minutos
ÀNGELS GALLARDO / BARCELONA

La sección de médicos homeópatas adscritos al Col·legi de Metges de Barcelona (COMB) lamentó ayer que se haya vinculado su actividad con la de los movimientos que promueven la no vacunación de los niños y subrayó su convencimiento de dicha inmunización es eficaz. «Los médicos homeópatas, al igual que el resto de nuestros compañeros, nos debemos a los preceptos que marca nuestro código deontológico y estamos obligados a mantener una atención médica de calidad, utilizando los medios disponibles para ello», indicó en un comunicado dicha sección, que agrupa a 300 médicos homeópatas. «Las vacunas sistemáticas han demostrado su eficacia en la prevención de enfermedades -añadieron-. La homeopatía ofrece tratamientos no convencionales que, consideramos, pueden reforzar la respuesta inmunitaria de los pacientes y ser un buen complemento a la acción preventiva de las vacunas». Los homeópatas, insistieron, «no son contrarios» a la vacunación.

La inmunización que ofrecen las vacunas no es un elemento que esté en discusión, afirmó Jaume Padrós, presidente del COMB. «La vacunación no es un tema que esté sujeto a la opinión de uno u otro médico -indicó-. No forma parte de los ideales de un profesional, sino de la evidencia clínica y científica. La opción de no vacunar no pertenece a la libertad de expresión. No es un asunto opinable».

Tanto es así, añadió Padrós, que el COMB estableció recientemente como una «mala práctica médica» la promoción antivacuna por parte de un médico. «Si recibimos la denuncia de una familia que nos indica que su pediatra, o cualquier otro especialista, le ha inducido a no vacunar a sus hijos, ese médico será objeto de una sanción por parte de esta institución -añadió el presidente del COMB-. Esa penalización puede incluir la suspensión del derecho a ejercer la medicina».

Noticias relacionadas

A pesar de esta contundente posición, los médicos catalanes no se muestran partidarios de que las vacunaciones oficiales sean obligatorias. Coincidiendo con la posición de la Generalitat, y la del Ministerio de Sanidad, los facultativos proponen que las familias sean «persuadidas» de las bondades de la vacunación, antes que «obligadas» a acatar dicha inmunización.

Una obligatoriedad, aseguran, podría dar lugar al efecto contrario al perseguido, y generar rechazo social. «Los médicos hemos de respetar las decisiones de los ciudadanos, pero estamos obligados a ofrecerles una información veraz y científica», dijo Padrós. De hecho, advirtió el presidente del COMB, son «poquísimos» los médicos que dudan de la eficacia de las vacunas y menos aún los que así lo transmiten a sus pacientes. «También sucede que muchos profesionales que promueven la no vacunación se declaran homeópatas», advirtió Padrós. El COMB es partidario de que los usuarios que recurren a la medicina homeopática se aseguren de que confían en un profesional de la medicina.

Temas

Enfermedades