Ir a contenido

DISTINCIÓN DE LA GENERALITAT

Jane Goodall gana el Premi Internacional Catalunya

La primatóloga británica es un referente mundial en chimpancés y conservación

ANTONIO MADRIDEJOS / BARCELONA

Cuando la joven Jane Goodall llegó al parque nacional Gombe (Tanzania) para estudiar el comportamiento de sus chimpancés, por encargo de su mentor el paleontraopólogo Louis Leakey, los animales huían al verla. No permitían que se acercara a ellos. Pero Goodall, que en 1960 tenía 26 años, fue sumamente perseverante y tozuda.

Convertida desde hace décadas en un referente mundial en el estudio de la etología o comportamiento de los chimpancés, además de luchadora por las políticas de conservación, ayer fue galardonada el Premi Internacional Catalunya, el galardón mejor dotado (800.000 euros) que otorga la Generalitat.

La primatóloga británica fue distinguida en su triple vertiente «analítica, empírica y comprometida», como anunció el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Según Xavier Rubert de Ventós, presidente delegado del jurado, Goodall ayudó con su trabajo a una «mejor comprensión de la naturaleza, la cultura y el comportamiento humanos».

La investigadora, ejemplo para las nuevas generaciones de científicas, llegó a África sorteando las resistencias sexistas de la época -durante los primeros meses tuvo que acompañarle su madre- y desarrolló sus trabajos con métodos poco convencionales, como poner nombres a los animales estudiados, en vez de números, y comunicarse con ellos. Goodall documentó por primera vez que los chimpancés no eran vegetarianos estrictos, sino que en ocasiones comían carne, y también observó que sabían fabricar herramientas con palos para extraer las termitas de los termiteros. O que eran capaces de organizarse para aniquilar clanes rivales. O que eran compasivos protegiendo a los ejemplares más viejos... Todo ello fue una revolución en la etología de los primates.

Sus estudios han cambiado «radicalmente» la manera de ver a los chimpancés, a los que la primatóloga considera como «individuos con mente, emociones y personalidades propias», recuerda el jurado.

El presidente del Instituto Jane Goodall en España, Ferran Guallar, leyó ayer un escrito de agradecimiento de la propia Goodall, que viajará a Barcelona en julio para recoger la distinción.

0 Comentarios
cargando