PRUEBAS PARA EVALUAR EL SISTEMA EDUCATIVO

Rigau mandará a los profesores de ESO a clases de geometría

Asume que no basta con más horas de mates y ofrece a los docentes formación optativa

Dos de cada cinco alumnos suspenden los ejercicios de espacio, forma y medidas

Se lee en minutos

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Los estudiantes que este año finalizan la educación obligatoria en Catalunya se graduarán sin dominar -la mayoría- la geometría básica, a pesar de que son la promoción escolar que más horas de clase ha dedicado a las Matemáticas de los últimos años. Dos de cada cinco jóvenes de cuarto de ESO tienen graves problemas para resolver ejercicios relacionados con el espacio, la forma y las medidas y son incapaces de construir, por ejemplo, una caja de cartón a partir de un modelo a escala, según han puesto de manifiesto las pruebas de competencias realizadas el pasado febrero por el Consell Superior d'Avaluació del Sistema Educatiu entre casi 67.000 estudiantes y cuyos resultados presentó  la consellera de Ensenyament, Irene Rigau.

Consciente de que posiblemente no basta con incrementar el número de horas dedicadas a la asignatura (el próximo curso 2015-2016, los alumnos de primaria y los de tercero de ESO tendrán una hora semanal más de la materia), Rigau adelantó que está preparando, además, un programa de formación para que los profesores que imparten Matemáticas en los institutos se reciclen en la enseñanza de la geometría. «Todo el sistema la ha dejado un poco de lado», admitió. El objetivo es reforzar, no solo los conocimientos que los docentes tienen de la materia, «sino también didácticas y procesos de evaluación».

Será una formación voluntaria y gratuita, se impartirá a través de la Universitat Oberta de Catalunya para que los profesores puedan hacer un módulo de refuerzo a distancia. «Se pone en marcha porque, entre otras razones, hemos llegado a la conclusión de que hay que incidir en la preparación inicial», subrayó la consellera. Además, agregó, el departamento ultima unas orientaciones específicas para la enseñanza de la geometría, igual que se hizo hace un tiempo con la ortografía.

En todo caso, advierten los profesores de Matemáticas, «además de la formación permanente para los docentes y del aumento de horas de clase de los alumnos, que son dos decisiones muy bienvenidas, convendría invertir en materiales y recursos», indica Mireia López Beltrán, profesora de instituto y presidenta de la Associació de Barcelona per a l'Estudi i l'Aprenentatge de les Matemàtiques (ABEAM).

BATACAZO MAYÚSCULO

Lo preocupante es que, lejos de mejorar, la nota que han obtenido los estudiantes de cuarto de ESO de este año es bastante más floja que la de sus compañeros del curso anterior. Si en la prueba del 2014, la puntuación media en geometría fue de 60,4 puntos, el promedio ha sido esta vez de 52,2. El mínimo para considerar la competencia como adquirida es de 70 puntos. El batacazo ha sido tan mayúsculo que un 41,3% de los estudiantes que realizaron el examen se han quedado en el nivel más bajo y solo el 14,5% ha demostrado tener un alto dominio. El curso pasado, estos porcentajes fueron del 29,9% y del 26,6%, respectivamente.

Te puede interesar

«Lo que han puesto de manifiesto estas pruebas de competencias básicas es que hasta ahora se ha estado mucha preeminencia al álgebra y al cálculo, que ocupan buena parte del curso escolar, en detrimento de la geometría y de la estadística, que es la otra damnificada y que, en demasiadas ocasiones, se dejan para el final de curso», reflexiona López Beltrán. «Aunque hay centros que ya están empezando a cambiar esta dinámica, queda claro que hay que realizar un cambio importante a nivel general en la didáctica de esta área de conocimiento, basarla menos en la memorización y trabajar más con materiales», prosigue la docente.

«De hecho, si no se hubiera contabilizado la geometría, la nota media en Matemáticas de los estudiantes de este año habría sido de 72,3 puntos», señaló ayer Rigau. Curiosamente, a diferencia de ediciones anteriores, los alumnos de este curso sí han sabido cuándo debían aplicar el Teorema de Pitágoras para resolver un caso práctico. Algo es algo.