Ir a contenido

Gente corriente

Gonzalo Martínez: "Tuve que improvisar un horno con una cazuela"

MÒNICA TUDELA

Gonzalo Martínez nació en Argentina. De madre pastelera y abuelo restaurador, se dedica a la gastronomía desde los 19 años. Ha viajado y cocinado por medio mundo y se ofrece como asesor gastronómico. Es uno de los 50 cocineros del equipo de Urban Chefs, un portal de chefs a domicilio que llevan a las casas los menús más variados.

-¿Cómo llegó a convertirse en un nómada de la cocina?

-Una de las formas que tenía de moverme por el mundo era ofrecer mis servicios de cocina sin tener un restaurante. Yo llegaba a Hawái, por ejemplo, y contactaba con gente que tenía casas de alquiler donde ofrecía mis servicios de cocina. Y esto no me requería tener una infraestructura para trabajar.

-¿Cuál es su equipo básico de trabajo?

-Al principio, cuando era muy nómada, iba a las casas con cuchillos y la compra. Hoy, ya más asentado, tengo mi cocina tuneada y lo preparo todo con antelación. Llego a casa del cliente una hora y media antes del servicio y solo requiero la vajilla, que a veces incluso se puede alquilar. He llegado a preparar una boda de 70 personas en mi casa.

-Se echaría las manos a la cabeza si va a la cocina de un cliente y falta...

-Fuego o la placa de inducción. ¡He llegado a encontrarme cocinas sin fuego o con el fuego estropeado! Me he metido en cada lío...

-Explíqueme uno de esos líos.

-Una vez, fui a una casa y no funcionaba el horno y tenía que calentar y gratinar para 15 personas. Pasé apuros.

-¿Y cómo lo solucionó?

-Improvisé. Con una cazuela muy gruesa con el fuego mínimo y una tapa consigues efecto horno. Para ser chef a domicilio debes tener imaginación y poder resolutivo. Nunca sabes qué puedes encontrar. Pero, mire, una vez en un festival en los Monegros supervisaba una comida para 40.000 personas y empezó a caer una lluvia torrencial. Acabé colgado de los árboles poniendo toldos. Cuando me surge un problema en un domicilio pienso: «Si superé aquello, esto también lo tengo que arreglar».

-No hay cocina que se le resista.

-Bueno, cuando llego a la cocina lo primero que hago es abrir todos los armarios y cajones para ubicarme. A veces he vivido momentos de pánico, pero por suerte todas las cocinas están organizadas de una manera similar. Así que llego con mi carrito tipo Ikea con una caja isotérmica y una caja con aceites, trapos, sartenes. Voy a casa del cliente como si me fuera de compras.

-Entre la comida preparada, los cátering, y la comida y los chefs a domicilio, parece que la gente no quiere cocinar.

—No tienen tiempo para dedicarse a la cocina. Vamos con prisa y lo más importante es el trabajo y cumplir los compromisos. Lo que hacemos nosotros es montar un restaurante efímero en casa del cliente.

-¿Quién suele pedir un chef en casa?

-Es variado. Suelen ser fiestas o aniversarios, pero también hay grupos de amigos que quieren menús de maridaje con vinos o empresarios que se reúnen en un entorno privado. A veces te piden algo muy especial, como una vez que una chica montó una fiesta para su pareja, que era muy amante de los años 70.

-¿En qué consistió ese menú especial?

-Una decoradora me ayudó a ambientar la sala con bolas de cristalitos, los servicios individuales eran discos de vinilo y los invitados venían disfrazados, así que yo tenía que customizar el menú. Hice piruletas de parmesano con la forma del símbolo de la paz, psico-quiche de verduras y, de principal, una hamburguesa bajo el efecto de las hierbas o un buen rollito psicodélico de rape. Ese menú salió muy bien y gustó tanto que, de hecho, ahora es uno de los menús fijos que ofrezco en la web de Urban Chefs para todos los amantes de los años 70.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.