Ir a contenido

DOS MESES sin ingerir alimentos

El preso Antúnez deja la huelga de hambre

El recluso, que lleva 40 años entre rejas, inició la protesta para reclamar un permiso

EL PERIÓDICO
BARCELONA

José Antúnez Becerra, de 58 años, preso en la cárcel de Brians, en Sant Esteve Sesrovires, y con una trayectoria de cuatro décadas entre rejas, esencialmente por robos a bancos, abandonó ayer la huelga de hambre que empezó el pasado 23 de enero en protesta por el hecho de que no le permitan disfrutar de permisos pese a que por haber cumplido más de un cuarto de la condena ya tendría derecho a ello.

Antúnez ha estado 63 días de huelga de hambre, informa ACN, y el martes tuvo que ser ingresado en el Hospital Penitenciario de Terrassa por esta causa. El preso dio por acabada su protesta el mismo día en que varios grupos del Parlament, ERC, el PSC, ICV-EUiA y la CUP, presentaron una propuesta de resolución en su favor.

Antúnez y sus abogados han argumentado que el permiso se le deniega por su participación en un motín en el 2004 en la prisión de Quatre Camins, durante el cual resultó herido el subdirector. Formalmente, el motivo es que sigue pendiente de realizar el programa de tratamiento que incluye una terapia sobre alcoholismo y otra sobre conductas violentas. El preso se comprometió en agosto del 2014 a hacerlo, pero no se le incluyó en el programa. Eso supone, según su defensa, retrasar la obtención del permiso por causas ajenas al preso.

Si nada lo cambia, Antúnez debe permanecer en prisión hasta el 2029. Si eso sucediera, este hombre sumaría cerca de 55 años encarcelado de los 72 que tendrá para esa fecha. Él alega en su defensa carecer de delitos de sangre: desarrolló una carrera de atracador de bancos con largas pausas entre rejas. Ingresó por primera vez en la cárcel Modelo a los 16 años.

VISITA DENEGADA / Hijo de una familia desestructurada, su colegio fueron las cárceles y antes los correccionales. Siempre ha subrayado que no ha matado a nadie y que sus problemas vienen de los atracos y de la tenencia de armas. Tanto él como su abogada insisten en que cumple los requisitos para reclamar un permiso pero el pasado lunes la dirección general de Serveis Penitenciaris no permitió que el reo fuera visitado por dos representantes de la Coordinadora para la Prevención de la Tortura, Iñaki Riveira y Jorge del Cura. La coordinadora subrayó entonces además que Riveira, director del Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la UB, tiene vetada la comunicación con cualquier persona presa en Catalunya.