TRAMITACIÓN PARLAMENTARIA DE NORMATIVA POLÉMICA

El PP aprueba en solitario la ley que podría anular el veto de los toros

ERC y CiU ven en la norma del patrimonio inmaterial una carta contra la prohibición

1
Se lee en minutos
MANUEL VILASERÓ
MADRID

Con la misma soledad con la que el torero asesta la estocada final, el PP sacó adelante ayer en el Congreso la nueva ley en la que algunos grupos, especialmente ERC y CiU, han visto el propósito oculto del ministro José Ignacio Wert de reinstaurar los toros en Catalunya. Se trata de la ley para la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial, que recibió en la comisión de Cultura los votos en contra de todos los grupos minoritarios y la abstención del PSOE y que ahora pasará a ser debatida por el Senado .

El republicano Joan Tardà sostuvo que la nueva norma «es la herramienta definitiva de Wert para que los toros vuelvan a Catalunya». Su argumento es muy claro. El Parlamento español ya declaró en octubre del 2013 la tauromaquia como patrimonio cultural inmaterial, pero esto no tenía ningún efecto real porque era una figura que no existía en el ordenamiento jurídico español. La norma aprobada ayer, en cambio, no solo le da carta de naturaleza, sino que faculta al Gobierno a proteger estas manifestaciones cuando se den en varias autonomías.

Así lo establece el artículo 12, con la siguiente redacción: «La Administración General del Estado tendrá competencias para declarar la protección y adoptar medidas de salvaguarda respecto de los bienes del patrimonio cultural inmaterial cuando superen el ámbito territorial de una comunidad autónoma».

El ministro Wert sostuvo durante la presentación del proyecto de ley, en su primer paso por el Congreso, que la norma no tiene nada que ver con la tauromaquia, que «se rige por otra legislación», y que está destinada a la protección de actividades tan diversas como «el flamenco, la producción de esparto, la trashumancia o la cetrería».

CONFLICTO COMPETENCIAL 

Noticias relacionadas

Es obvio que una vez publicada en el BOE la ley no tendrá ningún efecto automático en el veto catalán de los toros, pero Tardà está convencido de que será utilzada para crear un conflicto de competencias que acabe ante «un Tribunal Constitucional dominado por PP y PSOE».

La diputada de CiU Monserrat Surroca se sumó a las críticas en lo que ve como una «clara invasión competencial» y por «los intereses velados que tienen que ver con la tauromaquia». El PSOE, siempre incómodo en el debate taurino, apostó por esperar a «que se aclaren las dudas en lo que queda de trámite legislativo» y se plantó en la abstención.