Ir a contenido

CONTROL DE LA ENFERMEDAD

El plan de la hepatitis C prevé detectar a los grupos de riesgo

Las nuevas terapias se ofrecerán a los infectados a criterio de los hepatólogos

El proyecto plantea analizar a los consumidores de drogas o reclusos

ELPERIÓDICO / BARCELONA

El plan estratégico sobre la hepatitis C que está previsto presente esta tarde el comité de expertos constituido por el Ministerio de Sanidad, incluye la necesidad de buscar y analizar, de forma proactiva, a las personas en riesgo de sufrir la infección pero que aún no han sido diagnosticadas. Ese cribado podría extenderse a los consumidores de drogas inyectables, a los reclusos e incluso a quienes llevan tatuajes o pircings, colectivos que han incurrido en riesgo de sufrir hepatitis C. El objetivo de dicho plan, cuya elaboración ha coordinado el doctor Joan Rodés, vinculado al Hospital Clínic, es proporcionar los nuevos tratamientos curativos de la hepatitis C a los enfermos que lo precisen -criterio que establecerán los hepatólogos, según se ha acordado- y detectar a la población no diagnosticada.

Las nuevas terapias se ofrecerán, de forma prioritaria, a los infectados por el virus C que sufran fibrosis hepática de nivel F2, F3 y F4. Los enfermos en situación F2, afectados por una cirrosis poco significativa, no estaban incluidos hasta ahora en los planes de tratamiento. Los de nivel F3, precirróticos y F4, con cirrosis descompensada o no descompensada, ya eran candidatos a recibir los fármacos. El grupo más beneficiado por el acceso general a los medicamentos será, en consecuencia, el de F2, que es el que, indicaron los hepatólogos, más podrá evitar futuras complicaciones dado que son los que en la actualidad sufren una infección poco avanzada. Según el borrador del plan estratégico, en España solo están diagnosticados entre un 24% y un 35% de los infectados por hepatitis C activa. En total, se calcula que son cerca de 700.000 las personas portadoras del virus de la hepatitis C, de las que entre un 55% y un 85% han desarrollado la inflamación hepática que caracteriza a la hepatitis, y la sufren de forma crónica. Entre un 15% y un 30% de estos últimos sufren cirrosis y un 2%, cáncer de hígado.

Los infectados en nivel F0 o F1no serán puestos en tratamiento en la actualidad, excepto si su hepatólogo lo considera conveniente por sufrir algún riersgo añadido. Los tratamientos autorizados emplearán los fármacos sofosbuvir, simeprevir, daclastivir y ledipasvir. Con todos ellos se consigue un índice de curación de la hepatitis superior al 90%. La terapia tiene una duración recomendada 12 semanas. Un comité constituído desde Sanidad coordinará la aplicación del plan en las comunidades españolas, con el fin de que se aplique de forma «equitativa». El plan está pendiente de ser aprobado por el comité interterritorial de salud, que integran responsables sanitarios de las comunidades, que serán quienes financien las terapias. Este comité se reunirá la próxima semana.

Temas: Hepatitis C

0 Comentarios
cargando