Ir a contenido

LA NEGOCIACIÓN CON LAS FARMACÉUTICAS

Ganar tiempo para bajar el coste

El Gobierno logrará pagar menos a los laboratorios al proporcionar con retraso los nuevos medicamentos

M. V. / MADRID

El retraso con el que España se ha planteado la incorporación de los fármacos de última generación al sistema sanitario público no es ajeno al intento de ganar tiempo para conseguir rebajar los desorbitados precios que exigen las farmacéuticas. La aprobación de los criterios más generosos en la administración de estas medicinas que consiguen porcentajes de curación del 90% coincidirá muy probablemente, la primera semana de marzo,  con el cierre de las negociaciones con varios laboratorios que se espera supongan un ahorro sustancial de costes.

El primer medicamento de última generación aprobado por las autoridades sanitarias europeas no fue admitido por España hasta el pasado mes de agosto. Tras largas negociaciones con la farmacéutica Gillead, el Sofosbuvir se incorporó al sistema sanitario a un precio astronómico. Este medicamento se administra combinado con otros fármacos, lo que eleva aún más la factura. Según reconoció el secretario general del Ministerio de Sanidad, Rubén Moreno, un tratamiento estándar de 12 semanas sale por más de 45.000 euros.

Desde agosto se han aprobado otros dos fármacos similares con un coste también parecido, pero todas las esperanzas están puestas en otros tres nuevos fármacos que incluyen de fábrica la combinación final, lo que comporta un ahorro importante. Fuentes del ministerio han asegurado que las negociaciones están pendientes tan solo de algunos flecos. Estarán listas para afrontar el incremento de pacientes tratados incluido en el plan estratégico.

Los precios que las farmacéuticas pretenden cobrar por sus descubrimientos habían creado situaciones dramáticas hasta ahora en los países más pobres, pero con la hepatitis C, se ha dado un salto cualitativo que ha situado también a los sistemas sanitarios de los países ricos entre la espada y la pared.

OFERTA DE NEGOCIACIÓN EUROPEA  / Los países europeos han negociado hasta ahora cada uno por su cuenta. Más de un año después de aprobarse el primer fármaco, la Comisión Europa ofrecía ayer a los países miembros unirse en un mecanismo de negociación conjunta. Algo que Francia ya había propuesto poco antes del pasado verano y que no prosperó por la oposición de España, entre otros países.

La oenegé Médicos del Mundo presentó la semana pasada un recurso de impugnación contra el Sofosbuvir ante la Oficina Europea de Patentes. Había presentado iniciativas idénticas en Brasil y la India pero nunca en países desarrollados. Si el proceso tuviera éxito el medicamento entraría en competencia con versiones genéricas, lo que reduciría su precio hasta los 88 euros, según los cálculos de la organización humanitaria.

Temas: Hepatitis C

0 Comentarios
cargando