09 jul 2020

Ir a contenido

Gabor, una mirada con premio

Los Gaudí distinguen como mejor película documental a 'Gabor', que aborda el trabajo de un director de fotografía ciego para contar la tarea de la oenegé Ulls del Món

MÒNICA TUDELA

Gabor Bene, director de fotografía de origen húngaro y experto en imagen, ciego desde el 2003 se pregunta: «¿Con qué vemos en realidad? ¿Con el cerebro o con los ojos?». Y él mismo se contesta: «Yo creo que vemos con el cerebro. Lo visual es un engaño. La vista rechaza lo que el cerebro no quiere ver». Quizá esta creencia y su contagiosa energía es lo que le ha permitido seguir al pie del cañón en el mundo de la imagen pese a no ver. Hace unos días le vimos en la gala de los Premis Gaudí 2015, en la entrega del galardón a mejor película documental a la cinta que lleva su nombre, Gabor, dirigida por Sebastián Alfie y producida por Minimal Films.

¿Un director de fotografía delante de la cámara y como protagonista? La respuesta es . La historia empezó en el año 2011, cuando la oenegé Ulls del Món se puso en contacto con Sebastián Alfie para encargale un vídeo en el que se reflejara en pocos minutos la tarea que estaban llevando a cabo en Bolivia. El director aceptó el reto y, a la hora de ponerse en marcha, creyó que estaría bien rodar ese proyecto con una cámara específica que solo tenía una persona: Gabor. «Sebastián buscaba unos equipos muy concretos para el proyecto y resultó que yo los tenía. Cuando nos conocimos se preguntó que, ya que el proyecto era sobre la ceguera y los problemas de visión, cómo sería tener un director de fotografía ciego. Y me propuso trabajar con él», cuenta Gabor. «Esto de ser ciego es una condición muy llamativa mía, pero quiero pensar que, además de por eso, me eligió porque pensó que podía aportarle la fotografía que necesitaba», añade.

PERSONALIDAD COMPLEJA

«Al conocer a Gabor comprendí que su historia era demasiado interesante como para no ser contada», comenta el director, Sebastián Alfie, en una carta publicada en la web de la película (www.gaborlapelicula.com). «Luego, al tratarlo, me di cuenta de que más allá de sus circunstancias excepcionales, de su lucha de superación, había en Gabor una personalidad rica y compleja. Y me propuse mostrarla de la manera que, creo, sirve para conocer mejor a una persona: trabajando juntos, filmando», añade acto seguido.

El rodaje sobre el trabajo de Ulls del Món en el altiplano de Bolivia duró 12 días y supuso para Gabor su primera experiencia como director de fotografía tras perder la visión. El trabajo de Alfie se acabó centrando, así, en contar la experiencia de Gabor durante el rodaje y el resultado fue la película que lleva su nombre y que, además del reciente premio Gaudí, ha cosechado también galardones en el Festival de Málaga y en el certamen Documenta Madrid.

«El rodaje fue muy bien y todo el equipo fue muy abierto y amable. Pese a que les daba indicaciones una persona ciega no detecté desconfianza en los miembros de mi equipo. Si acaso, asombro. Pero es que yo también necesitaba su ayuda ya que ellos muchas veces me describían qué es lo que tenía delante para que yo pudiera tomar las decisiones», explica Gabor. «Quizá porque estoy acostumbrado a trabajar tras las cámaras, no me ha gustado convertirme en protagonista. Lo que se ve en el documental no es mi visión, es mi realidad», afirma.

«Yo hago fotografía conviviendo con la ceguera. ¿Cómo se hace eso?. Pues mirando más las cosas bajo la superficie, pensando más en ellas. Aunque creo que ese es un consejo que sirve para todos los directores de fotografía, los que pueden ver y los que no», comenta.

Gabor, que conoció de cerca el trabajo de Ulls del Món en Bolivia, tiene palabras de admiración para la oenegé. «Su labor allí ha sido increíble. Sus esfuerzos por ayudar han ido más allá de operar a gente ciega y ayudarles a ver de nuevo o de formar médicos. Realmente se han implantado en el territorio», explica. «Para nosotros fue muy interesante ver cómo, desde la ceguera, una persona podía trabajar y hacer un clip sobre cómo ayudamos a que la gente recupere la visión», comenta Eli Rom, de Ulls del Món. «Gabor es una prueba de que querer es poder y un ejemplo de superación», añade.

Ulls del Món tiene como principal objetivo que no haya personas innecesariamente ciegas en el mundo. En el proyecto llevado a cabo en Bolivia entre el 2003 y el 2013, Ulls del Món centró sus esfuerzos en establecer redes integrales de atención ocular integradas en el sistema público de salud del país, además de llevar a cabo más de 80.000 consultas y más de 1.600 operaciones en la zona de El Alto. Desde el año pasado la oenegé trata de reproducir el mismo sistema de trabajo en los departamentos de La Paz y Tarija.

Temas Cine +Personas