02 dic 2020

Ir a contenido

EL PERFIL DEL DETENIDO

La confusión que no salvó a García

La Guardia Civil tardó en detener a Antonio García Carbonell la primera vez porque un error provocó la detención de otros dos hombres, Abderazad Mounib Ahmed Tommouhi. A causa del gran parecido físico del segundo con García Carbonell, fueron identificados por las víctimas y condenados por la ola de violaciones cometidas en 1991 en Tarragona y Barcelona.

Mounib murió en el 2000. A Tommouhi le condenaron por cuatro violaciones a más de 100 años con el reconocimiento de las víctimas como única prueba. En 1995 la policía detuvo a García Carbonell por violaciones muy similares. El empeño de un guardia civil demostró que, al menos en una de las agresiones sexuales por las que se condenó a Tommouhi, ocurrida en Olesa de Montserrat, el culpable era García Carbonell. El ADN lo verificó, pero en el resto de las violaciones no fue posible porque no se conservaban restos biológicos. Pese a las dudas sobre las otras violaciones, el Gobierno no indultó a Tommouhi, que cumplió 15 años de prisión.

En septiembre de 1999 García Carbonell, que ya cumplía una pena de 228 años de cárcel, aceptó en un juicio otros 42 años por violar a la joven en Olesa. El acusado, acompañado de otro individuo, abordó a la pareja de novios en un camino y, tras golparlos con un palo, los condujo a un almacén y los ató de pies y manos. En ese lugar, el procesado y su compañero violaron a la joven. Otras sentencias contra García Carbonell describen el mismo modus operandi.