SEXISMO EN LOS ANUNCIOS DIRIGIDOS A LOS MENORES

Azul y rosa sobre blanco

La publicidad infantil de juguetes persiste en hacer distinciones de sexo

Las niñas y los niños están altamente influenciados por los anuncios y los adultos a la hora de elegir

En la juguetería 8 Un barco pirata delante de los muñecos y las casas rosas.

En la juguetería 8 Un barco pirata delante de los muñecos y las casas rosas. / JOAN PUIG

3
Se lee en minutos
MARÍA G. SAN NARCISO / BARCELONA

Algunas niñas estrenan hoy sus vestidos de princesa y sus cochecitos nuevos. En los parques, los niños presumen de coches con un balón en los pies. Una imagen típica que se repite cada año el día de Reyes. Regalos que son consecuencia, en parte, de los cientos de mensajes publicitarios que durante el último mes han estado bombardeando las televisiones de todos los hogares.

Tan solo habría que echar una ojeada a los folletos que llegan al buzón para observar las diferencias. En una de las páginas del catálogo de la tienda de Juguettos se puede ver a niñas jugando con un patinete rosa. Ese es el color elegido para vender todo un pequeño universo infantil femenino, que va desde tocadores hasta maquillaje, pasando por sandalias de tacón, carritos y bebés. La excepción es algún muñeco con body azul, el varón de la familia.En cambio, el patinete de la imagen del niño es amarillo y azul. Como también es del color del cielo el envoltorio de todos los juguetes de espionaje. En esas páginas ya solo aparecen varones, igual que en la de los juegos de ciencias.

La nota distintiva este año ha sido el folleto de ToyPlanet, en el que aparecen niñas jugando con camiones y niños acurrucando a muñecas. Toda una novedad en un mundo que sigue estereotipado pero que, por la edad de los destinatarios de los productos, resulta muy sensible. «De una manera muy básica con los juegos se transmiten valores y estereotipos y se establecen maneras de gestión relacional entre personas y la forma de ver el mundo», afirma Montserrat Gatell, directora del Institut Català de les Dones (ICD). Gatell va más allá, y apunta a que el hecho de que las niñas no jueguen con juegos de construcción suma a la hora de que después no se encuentren mujeres que estudien ingenierías.

El Consell de l'Audiovisual de Catalunya presentó en enero del año pasado un informe sobre los estereotipos sexuales en la publicidad de juguetes durante la campaña de navidad 2013-2014. Concluía que el 60,8 % de los mensajes publicitarios analizados no contenían estereotipos de sexo frente a un 39,2% que sí. El 12 de diciembre se inauguró una jornada en la que participaron tanto el ICD como el CAC para estudiar este aspecto. «En estas jornadas apareció con muchísima claridad que los estereotipos se mantienen. Ya no son tan evidentes y tan flagrantes como hace décadas. Ahora es de una manera sutil», explica el vicepresidente del CAC, Salvador Alsius.

La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, sin embargo, asegura que la publicidad emitida durante esta campaña de Navidad respeta los principios recogidos en el Código de Autorregulación de la Publicidad Infantil de Juguetes, atendiendo a criterios de tamaño de los productos, animación, pilas, indicación de accesorios y del precio. El artículo 34 de ese código establece que, como norma general, los mensajes publicitarios evitarán mostrar sesgos de sexo en la presentación que hacen niños y niñas.

LA POLÉMICA DEL AÑO

La Unión de Consumidores de Andalucía UCA-UCE se llevó las manos a la cabeza con un anuncio de la cadena de supermercados Lidl. En él un niño habla con un osito de peluche vestido de Papá Noel. El pequeño pide para su hermana cocinitas, mientras que su regalo es un juego de construcción. La entidad consideró que era «tan grosero» ese «mensaje machista» que temía que sus creadores buscasen solamente visibilidad en medios de comunicación y redes sociales, sin importarles la imagen pudiesen dar.

Noticias relacionadas

Pero, ¿son realmente las niñas y niños los que eligen el juguete o son los adultos y la publicidad los que los incitan a ello? La copropietaria de la juguetería barcelonesa Si tu vénsGlòria Oncina, opina más bien lo segundo. «Creo que si reeducáramos un poco a los niños cambiaríamos los gustos. Ellos no tienen tantas manías como nosotros». Oncina observa que ha habido cambios en los últimos años. Ahora algunos niños se sienten atraídos también por las cocinitas y los juegos de supermercados«Aunque es cierto que los coches se siguen vendiendo para niños y las muñecas para niñas».

Gloria Braga, profesora del departamento de Pedagogía en la Universidad de Oviedo, considera que los niños están muy influenciados por la sociedad y lo que se espera de ellos. «No se trata de imponerles nada, pero sí que los padres deberíamos darles la oportunidad de poder elegir independientemente del sexo para que desarrollen sus hablidades», declara.