29 oct 2020

Ir a contenido

Las entidades sociales catalanas crean una gestora de vivienda de alquiler

Hàbitat 3 controlará pisos a un precio limitado

Las casas serán de bancos, en su mayoría, y de particulares

TONI SUST / BARCELONA

Un inmueble con pisos vacíos de bancos, en Mollet del Vallès.

Un inmueble con pisos vacíos de bancos, en Mollet del Vallès. / EL PERIÓDICO

Las entidades sociales catalanas agrupadas en la Taula del Tercer Sector abren una inmobiliaria que no se parece a las demás. La Taula ha presentadoeste martes la Fundació Hàbitat 3, una gestora de vivienda social con estatus de fundación que se encargará exclusivamente de la modalidad de alquiler de pisos destinados a la población con menos recursos económicos.

Se trata de una actuación inhabitual en España y Catalunya pero muy común en otros países: en Holanda, entidades controlan el 100% de la vivienda social. En Francia, un 60%. Los pisos serán pedidos por administraciones o entidades para personas que recibirán un acompañamiento social. En el caso de las entidades, se encargarán de hacerlo. En el caso de las administraciones, Hàbitat 3 puede encargarse del seguimiento. La duración de los contratos variará.

La Taula cuenta con datos que avalan su iniciativa: según un estudio propio calcula que en Catalunya son necesarios 230.000 pisos de alquiler social para responder a la demanda que ha disparado la crisis. Las entidades cifran las viviendas vacías en 450.000: 100.000 de bancos; 80.000 nuevos y 270.000 de particulares. Hay donde buscar.

Hàbitat3 será presidido por una de las principales autoridades en vivienda que hay en Catalunya, Carme Trilla, y contará como director con Xavier Mauri. Todavía no hay viviendas en la lista, pero sí está claro de dónde deberían salir.

La mayor parte serán pisos vacíos en manos de bancos, un censo que no se conoce al dedillo, pero del que hay datos incontestables, como que en la zona de Terrassa y aledaños llegó a haber 3.000 viviendas criando polvo que nunca se vendieron porque la burbuja explotó antes. También habrá un programa destinado a captar vivienda vacía en manos de particulares.

En el caso de los bancos, la gestora espera alcanzar acuerdos, toda vez que el problema de los pisos vacíos inquieta mucho a los ayuntamientos. De hecho, varios les han multado por ello.


El precio del alquiler lo determinarán las condiciones de la familia candidata a ocupar el piso, mediante los trabajadores sociales, conocedores del terreno. La intención es que esté entre 100 y 150 euros y que se destine a quien realmente lo necesite. El problema de partida, explica Trilla, es que Barcelona está en posesión de un parque de vivienda pública de alquiler muy reducido y privado con estas características, prácticamente inexistente.
Algunas entidades han reunido pisos con ese objetivo, como hizoCáritas, de la mano de la propia Trilla: "Pasamos de 80 a 400 viviendas de alquiler".

MEJOR TRATO A LOS PARTICULARES

En el caso de las viviendas de bancos, el debate está clarísimo: la sociedad demanda que se de ocupación a miles de viviendas vacías a la vista de que miles de personas pierden las suyas por impago. Pero en el caso de los particulares resulta razonable preguntarse quién ofrecerá su piso para cobrar menos de 200 euros. Probablemente, nadie. Por eso la Taula del Tercer Sector ha firmado un convenio con el Ayuntamiento de Barcelona para lograr 200 viviendas que particulares no logren alquilar.

El consistorio pagará la diferencia entre el alquiler social y la cantidad final que recibirá el particular, más elevada que en el caso de los bancos. Además, Barcelona avanzará el dinero en el caso de que se precise una reforma. Al final del contrato esa cantidad se habrá retirado mensualmente del alquiler al propietario. El nuevo organismo tiene ya previstas reuniones con otros ayuntamientos para alcanzar acuerdos similares.

Trilla está convencida de que el hecho de que sean las entidades sociales las que tomen el mando infundirá confianza en la gestora.