Ir a contenido

debate sobre los límites del sistema educativo

El cole de Manlleu retira el verso independentista de los 'pastorets'

El Carme Vedruna pide disculpas y se reúne con los padres contrarios al texto

FERRAN COSCULLUELA / MANLLEU

El colegio Carme Vedruna de Manlleu (Osona) aprovechó ayer el primer día de clase tras el puente para zanjar la polémica desatada por los versos independentistas que los alumnos de quinto de primaria tenían que cantar en los pastorets. La escuela anunció que la cuestionada corranda, que cargaba contra los impuestos que hay que «dar» a Madrid, pedía la independencia y dedicaba un «que se joda» al presidente Rajoy, finalmente no se cantará. «Nos damos cuenta de que hiere la sensibilidad de una parte de la sociedad, por lo tanto pedimos disculpas», afirmó el centro en un comunicado.

El caso salió a la luz el pasado lunes, cuando EL PERIÓDICO se hizo eco del malestar de un grupo de padres que denunciaban que se estaba intentando adoctrinar a los niños. Los progenitores consideraban que el texto era una falta de respeto hacia unos alumnos de apenas 10 años, para las familias que no comparten esa ideología, para los ciudadanos de otras autonomías y para el propio presidente del Gobierno.

Además, se preguntaban si los profesores de este centro docente concertado, situado en la órbita de la escuela cristiana, permitirían que los menores recitaran textos a favor de la permanencia en España o sobre otros temas polémicos como el aborto, la homosexualidad y la inmigración. Algunos jóvenes independentistas de Manlleu se sumaron a las críticas y tacharon el texto de «panfleto político intolerable».

La dirección del Carme Vedruna aseguró ayer que la escuela «no adoctrina en ninguna de la diversas opciones políticas que conviven» en Catalunya e insistió en que la corranda, que es una canción corta en clave de humor, había sido redactada por los propios alumnos y no se había cantado nunca. Una afirmación que no coincide con la versión dada a este diario por el concejal de Educación, Àlex Garrido, y por la propia directora del centro, Assumpta Pomier, que aseguraron que el texto había sido escrito por alumnos del curso anterior y que en el 2013 se recitaron sin que hubiera ninguna queja.

El colegio recriminó a los padres que, «siendo una escuela abierta al diálogo», hubieran utilizado las redes sociales para publicitar su malestar sin haber recurrido previamente a los canales institucionales del centro. Algunas familias afectadas explicaron ayer que colgaron los versos en las redes sociales de forma espontánea movidos por la «indignación» que les produjo. «No fue algo organizado, porque la mayoría de nosotros no nos conocíamos», precisaron.

Tras anunciar que se retiraba la canción de la obra, la directora se reunió con seis familias y les pidió excusas personalmente, aunque volvió a quejarse de que no hubieran acudido antes a ella. «Lo que ha pasado es muy grave, pero aceptamos sus disculpas y damos el caso por cerrado. Ahora lo importante es que los niños disfruten de la obra», afirmó uno de los padres presentes.

VETO AL PROSELITISMO

La Conselleria d'Ensenyament no quiso entrar ayer en la polémica, pero recordó que las escuelas «han de quedar al margen de cualquier debate de carácter político», indicó una portavoz del departamento que dirige Irene Rigau, informa María Jesús Ibáñez. Eso no significa, prosiguió, que los alumnos «deban desconocer la realidad en la que viven». La ley de educación de Catalunya (LEC) del 2009, agregó la portavoz de Ensenyament, recoge entre sus principios rectores que el sistema educativo catalán debe evitar «cualquier tipo de proselitismo o adoctrinamiento».