Ir a contenido

JUICIO EN LA AUDIENCIA DE BARCELONA

Una red de testigos de Jehová estafó a 750 correligionarios

El fiscal reprocha que los acusados se aprovecharan de compartir culto

J. G. ALBALAT / BARCELONA

Andrés es uno de los 750 miembros de la iglesia Testigos de Jehová que perdieron sus ahorros al invertir en un conglomerado de empresas creadas alrededor de Mutua Más Vida, el epicentro de una millonaria estafa piramidal. A primera hora de la mañana de ayer, este hombre se encontraba en la puerta de una sala de la Audiencia de Barcelona para ver de cerca a las personas que le habían arruinado y que se quedaron con los 49.000 euros que consiguió de la venta de una vivienda. "Todos los sacrificios de una vida", señala.

El juicio contra los 13 miembros de la trama -varios de ellos miembros de la misma iglesia- comenzó ayer. El fiscal Emilio Sánchez Ulled solicita hasta 13 años de cárcel y multa de casi 100.000 euros para los cuatro cabecillas de la red, mientras que para el resto de los imputados reclama nueve años y 45.000 euros por estafa y un delito de insolvencia punible. En la primera sesión, la defensa intentó anular el proceso judicial, alegando defectos en los escritos de acusación y la prescripción del delito. El tribunal no aceptó y decidió continuar el juicio de unos hechos que se remontan a 1998.

A Andrés le prometieron unos intereses altos y, al final, perdió todo el dinero que invertido. Un conocido miembro de su iglesia, que está entre los acusados, le convenció para que invirtiera su dinero en la trama empresarial. "Se aprovechaban de los ancianos de la congregación para captar gente", explica este afectado. La persona que a él le enredó era muy respetada en la iglesia. "Lo teníamos como un dios, como santo. Se enteraba de quién tenía dinero y entonces lo captaba", asegura.

Angeles y su marido asienten. No son testigos de Jehová, pero fueron engañados por la misma persona que Andrés (era amigo de un pariente) y entregaron los 42.000 euros que habían cobrado cuando cerró la empresa donde trabajaban. "No nos daban un interés mucho más alto que un banco y lo hicimos por amistad. Nos decían que ese dinero lo invertían en inmuebles. Incluso vimos unos apartamentos en Marbella", afirma la mujer. Hay otras 2.000 víctimas (750 seguidores de Testigos de Jehová) de esta supuesta estafa de 38 millones de euros.

Captación masiva

La fiscalía sostiene que a partir de 1998, los imputados constituyeron una estructura de entes jurídicos dedicada a la "captación masiva de ahorro ajeno, con plena consciencia desde un principio" de que el dinero recaudado no iba a generar ingresos suficientes para afrontar "con la exigible solvencia" el pago de los elevados intereses prometidos (entre el 8% y el 13%), así como la devolución del capital.

La acusación subraya que los implicados utilizaron "indiscriminadamente" los fondos en inversiones inmobiliaria de riesgo y solo pagaban a los ahorradores con el dinero de nuevos aportadores. Asimismo, reprocha a los acusados que se aprovecharan de compartir con sus víctimas "creencias y liturgias religiosa", Incluso, algunos acusados ostentaban "posiciones de dirección pastoral en sus comunidades de cult"», los llamados ancianos dentro de los Testigos de Jehová.

0 Comentarios
cargando