Ir a contenido

INCIDENTE EN EL ALT PENEDÈS

Dos payeses tirotean a un ladrón de masías en Vilafranca

Los agricultores están acusados de agresión con arma y el herido, de robo

El herido huyó hasta el centro de la ciudad y pidió ayuda a una patrulla de la Urbana

RAFAEL MORALES / TARRAGONA

Dos payeses de Vilafranca del Penedès se arrogaron la condición de agentes de la autoridad y, armados, persiguieron, dispararon e hirieron a un presunto ladrón de casas rurales la noche del sábado al domingo pasados. Los tres acabaron detenidos por los Mossos d'Esquadra. El ladrón resultó con heridas leves tras recibir una perdigonada en el campo, sufrir una persecución y pedir ayuda a unos agentes de la policía municipal cuando en su huida había llegado hasta el centro de las población.

Los hechos se produjeron en la madrugada del domingo. Hacia las tres de la mañana, los Mossos recibieron una llamada de la policía municipal para reclamar su intervención en la actuación que estaban realizando en la rambla de Sant Francesc. Un ciudadano se dirigió a los policías para pedir ayuda y denunciar que lo perseguían a tiros sin saber los motivos.

Las sospechas de los agentes de los dos cuerpos policiales no tardaron en ratificarse. El herido fue presuntamente atacado por los payeses cuando se encontraba con un vehículo todoterreno y un remolque en la zona de huertos que hay en el barrio de Santa Maria dels Horts, en el lado contrario de la AP-7 donde está el núcleo urbano de Vilafranca.

Las fuerzas policiales no han informado de la identidad de los detenidos -que ya están en libertad con cargos-, ni han dado detalles de los ocurrido, pero todo indica que los payeses detectaron a una persona que había robado en varias masías de la zona e intentaron tomarse la justicia por su cuenta.

Las diligencias de los Mossos detallan que el vechículo todoterreno presentaba en la carrocería diferentes impactos de perdigones de los que se utilizan para cazar aves. También el ocupante del vehículo tenía algunas heridas leves a causa de perdigones, que muy probablemente le habrían alcanzado por rebote dentro del vehículo.

El agredido habría emprendido la huida del lugar después de recibir varios disparos de escopetas de caza. Se dirigió hacia el centro de la población perseguido, al parecer, por los dos payeses que finalmente también fueron detenidos. Y se detuvo en la rambla de Sant Francesc, en pleno centro de Vilafranca, al topar con una patrulla de la Guardia Urbana.

CARGOS DE LOS DETENIDOS / Los agentes no tardaron en sospechar, tanto por las explicaciones que les estaba dando el denunciante como por las características y la carga del vehículo. Los Mossos detuvieron finalmente a los dos payeses por un presunto delito de agresión con arma de fuego,  mientras que en el caso del hombre herido los cargos fueron por robo con fuerza.

Los payeses de Vilafranca, como ocurre en otras poblaciones del Alt y Baix Penedès, viven en continua alerta debido a los numerosos robos que están sufriendo en los últimos años. En otras comarcas de Tarragona como el Alt y Baix Camp incluso llegaron a organizar hace dos años patrullas de vigilancia al estilo del somatén para intentar poner freno a los robos de aperos  y cosechas en sus propiedades.