13 jul 2020

Ir a contenido

La UAB deberá abonar 3 millones euros por vulnerar derechos de propiedad intelectual

La sentencia obliga a a retirar de su campus virtual los textos que, de forma parcial y en ocasiones total, ofrece a los alumnos para su descarga directa

EFE / BARCELONA

La Universidad Autónoma de Barcelona deberá abonar unos 3 millones de euros en concepto de indemnización al Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO), tras conocerse la sentencia de la Audiencia de Barcelona que condena a la UAB por vulnerar derechos de propiedad intelectual.

La secretaria general de la UAB, Judith Solé, ha valorado este martes en unos 3 millones de euros la indemnización económica que deberá afrontar la universidad debido a esta sentencia y que podría suponer un agravamiento en la ya delicada situación económica que atraviesa esta universidad pública.

Solé ha considerado "absolutamente desproporcionada" la indemnización marcada por la Audiencia, por lo que la UAB no descarta recurrir ante el Tribunal Supremo. Mientras tanto, la universidad quiere parar la ejecución de la sentencia que la obliga a pagar los 3 millones de euros a CEDRO, para lo que contactarán con esta asociación próximamente para hablar sobre este tema.

Según se ha conocido hoy, la Audiencia de Barcelona desestimó el pasado día 29 de octubre el recurso de la UAB a una condena anterior, en la que se obligaba a esta universidad a retirar de su campus virtual todos los ficheros de obras que ponía a disposición de los alumnos.

En el fallo, la Audiencia barcelonesa desestima el recurso de apelación de la UAB e incrementa la indemnización concedida por daños y perjuicios a CEDRO multiplicando la tarifa aplicable por 5 y no por 1,5 (unos 900.000€) como había establecido con anterioridad el Juzgado Mercantil.

La sentencia obliga a la UAB a retirar de su campus virtual los textos que, de forma parcial y en ocasiones total, ofrece a los alumnos para su descarga directa, lo que ya se hace desde la primera sentencia de mayo del pasado 2013, ha afirmado hoy Solé.

Esos ficheros con reproducciones de manuales o libros académicos estaban a disposición de los estudiante en el espacio virtual que abre cada profesor con los materiales relacionados con su asignatura, lo que incluye apuntes de clase, presentaciones o fragmentos de obras protegidas. Además de a la UAB, CEDRO denunció por el mismo tema a la Universidad de Barcelony a la Universidad Carlos III, de Madrid. Esta última universidad alcanzó un acuerdo con CEDRO mientras la UB ha perdido, al igual que la UAB, un juicio en primera instancia y también ha recurrido ante la Audiencia de Barcelona.