La fiscala pide 11 años para 6 mossos por la muerte a golpes de Benítez

La acusación pública afirma que los agentes eran «conscientes» del «riesgo de fallecimiento»

3
Se lee en minutos
MAYKA NAVARRO / V. VARGAS LLAMAS / BARCELONA

Mañana hará un año que el empresario Juan Andrés Benítez, de 50 años, murió tras ser reducido con gran violencia por media docena de mossos en la calle de la Aurora, en el Raval de Barcelona. Ayer se conoció el criterio de la fiscala. En el contundente escrito de conclusiones provisionales, la representante del ministerio público pide hasta 11 años de prisión para los seis agentes que de forma «excesiva y desproporcionada» redujeron al hombre y le propinaron «patadas», «puñetazos», «rodillazos» e incluso golpes de porra hasta que Benítez quedó inconsciente. El hombre falleció tres horas después en el Hospital Clínic. La fiscala entiende que los agentes «no tenían intención directa» de matar al empresario, pero actuaron «conscientes» de que le provocaban «una situación de riesgo y peligro que podía desembocar en su fallecimiento».

A esos seis mossos, la fiscala les acusa de los delitos de homicidio por imprudencia grave y contra la integridad moral. A otros dos policías les considera responsables de un delito de obstrucción a la justicia. Se trata del agente que borró con agua la gran mancha de sangre de Benítez que quedó en la acera y de la mossa que no evitó que una vecina borrara de su teléfono móvil las imágenes de la actuación policial que había grabado desde su balcón. Para otros dos mossos, la fiscala pide el sobreseimiento al entender que no participaron en la acción.

Fueron los vecinos de la calle de la Aurora los que hicieron posible con sus denuncias, sus protestas y las imágenes que algunos grabaron que la muerte de Benítez acabe en un juicio con tribunal popular para depurar posibles responsabilidades penales. El conseller de Interior, Ramon Espadaler, siempre ha defendido la actuación de los diez imputados. Los policías fueron primero expedientados sin empleo y sueldo, y posteriormente readmitidos. Actualmente todos trabajan, pero lejos de la comisaría de Ciutat Vella, que era a la que entonces pertenecían.

TRIBUNAL POPULAR

Próximamente se presentará el escrito de la acusación particular, en nombre de una hermana de Benítez. El abogado de cuatro de los imputados, Josep María Fusté Fabra, está ultimando su escrito de defensa. «La petición de la fiscalía está cogida por los pelos. Nadie se puede creer que unos policías pretendan matar a un hombre. Y hay que recordar que la autopsia no determinó una relación directa entre la actuación policial y la muerte», declaró ayer.

El empresario falleció la noche del 5 al 6 de octubre tras ser reducido violentamente por seis mossos. Precisamente fue Benítez quien había solicitado la presencia de la policía tras haberse peleado con Amin Aseyakhe, un vecino que se enfrentó al empresario después de que este intentara agredir a su mujer.

Hasta la calle de la Aurora se dirigieron dos patrullas que identificaron a los dos protagonistas de la trifulca. Benítez, según el relato de la fiscala, no quiso identificarse y agredió a una agente. En el momento en que esta solicitó ayuda a sus compañeros, hasta cuatro mossos se echaron encima de Benítez. «El [agente] número 17.557 efectuó una acción consistente en dar varias patadas a Benítez con lo que hizo caer al suelo a este», detalla la fiscala. Y a partir de ese momento, durante 12 minutos el hombre fue retenido y golpeado provocándole unas lesiones detalladas en una autopsia que enumera las fracturas, hematomas, erosiones y equimosis que presentaba el cadáver, especialmente en zonas vitales como la cabeza. Los forenses determinaron que Benítez falleció por una conjunción de «causas»: los golpes recibidos, una dolencia cardiaca y el consumo de cocaína.

Noticias relacionadas

La fiscala asegura que los mossos eran conscientes de la desproporción de su intervención y no tuvieron en cuenta «los continuos gritos y lamentos proferidos por la víctima y la respiración agitada» que alertaba de la situación en la que se encontraba. Y pide que se indemnice a la hermana de la víctima con 100.000 euros.

Los amigos de Benítez le recordarán este fin de semana en el Raval y exigirán «justicia» en el juicio que debe determinar si hay responsabilidad penal de los mossos.