PLANES DE PREVENCIÓN

El suicidio es la segunda causa de muerte entre los 25 y 34 años

Unas 35.000 personas intentan quitarse la vida cada año en Catalunya, según el Hospital de Sant Pau

Se lee en minutos

Los suicidios son ya la segunda causa de muerte entre la población de 25 a 34 años, según datos del Plan de Prevención del Suicidio del Centro de Psicoterapia del Hospital Sant Pau de Barcelona, un centro pionero en España que hoy hace balance de sus primeros 10 años de vida.

Coincidiendo con el Día Internacional de la Prevención del Suicidio, Santiago Durán-Sindreu, psiquiatra de este hospital, ha cifrado en unas 3.500 las personas que cada año se suicidan en España, alrededor de 500 en Catalunya, remarcando que por cada suicidio consumado hay entre 10 y 20 tentativas de suicidio, lo que supone que al menos 35.000 personas lo intentan.

Ha explicado que mientras la tasa más alta se suicidios se dan en hombres de más de 60 años, con depresión mayor y que están en situación de desamparo por vivir solos o estar viudos, las tentativas se dan en mujeres de mediana edad, de 35 a 55 años.

Para este psiquiatra, "hay que romper mitos y hablar abiertamente del suicidio porque hacerlo no induce a ello", y tomar en consideración a las personas que dicen que quieren hacerlo, "porque en nueve de cada diez personas que consuman un suicidio se había detectado un cambio de conducta o habían aludido a su muerte".

Motivos sociolaborales

Sobre la incidencia que ha tenido la crisis sobre los suicidios, ha reconocido que los motivos sociolaborales se han incrementado, y fueron notorios en el año 2012, pero ha dicho que no hay datos sobre cuántos han podido ser consecuencia de esta situación, "y sería imprudente dar una cifra, aunque el factor económico haya podido influir", ha dicho.

Según el doctor Durán-Sindreu, no hay que olvidar que en el 90% de los casos de suicidio la persona padece un transtorno mental como un trastorno limite de personalidad, un transtorno bipolar, alcoholemia u otra adicción, y pocas veces el suicidio es impulsivo, remarcando que "estas muertes no dejan de ser un problema de salud pública que hay que prevenir y contra el que hay que luchar".

Respecto a la prevención, ha asegurado que es eficaz y que hay que promover que se pongan en marcha campañas como se hacen con otras enfermedades, como las cardiovasculares, y seguir y tratar a las personas que han hecho un intento. En la unidad de Sant Pau se ha visto que con un seguimiento adecuado la tasa de recaída de las personas que han intentado suicidarse está en un 10-12%, frente al 34% de las que no están en un programa de ayuda.

Colaboración con urgencias

Para Joan Verges, director médico del Centro Psicoterapéutico de Barcelona, el elemento clave es la prevención en estrecha colaboración con los servicios de urgencia, que haya una rápida respuesta, y una gestión del caso con un seguimiento posterior a la intervención a cargo de un equipo multidisciplinar.

Te puede interesar

Verges ha remarcado que para las familias el suicidio es un duelo difícil de aceptar porque se suman sentimientos de rabia, culpa y de negación, y se ha referido al hecho de que desde el año 2013 el hospital de Sant Pau tiene un programa de atención al superviviente, para hacer un acompañamiento en este duelo a las personas que se sienten incomprendidas por su entorno.

Cecilia Borrás, presidenta de la Asociación de Supervivientes, ha dicho que tras un suicidio quedan padres, hijos y hermanos, y que cada muerte afecta en su entorno al menos a otras seis personas, porque esta forma de muerte "es una devastación emocional, una ruptura y el peor escenario al que se puede enfrentar una persona".

Temas

Suicidio