El Supremo deniega que se retrase la aplicación de la LOMCE

Catalunya y Andalucía habían reclamado la suspensión cautelar de la norma

2
Se lee en minutos

El Tribunal Supremo (TS) ha desestimado en tres autos las peticiones de la Generalitat de Catalunya y de la Junta de Andalucía  para la "suspensión cautelar" de los reales decretos que desarrollan las nuevas enseñanzas de Primaria FP Básica, derivados de la  ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE).

Andalucía había presentado recursos contenciosos administrativos contra ambos decretos y Catalunya lo había hecho contra el que regula la FP Básica, y las dos administraciones solicitaban la paralización de su aplicación, que debe comenzar a partir del curso próximo.

El Supremo llama la atención sobre que la previsión de implantación del decreto de FP Básica "se limita a reproducir algo ya ordenado" por la LOMCE."Sin necesidad de entrar en otras consideraciones, resulta evidente que lo buscado por el demandante -o, cuanto menos, lo que resultaría si se accediese a su petición- es la inaplicación en vía cautelar de una norma con rango de ley. Y esto, como es perfectamente sabido, queda fuera de la potestad de esta Sala" (de lo contencioso administrativo), subraya el Supremo.

Inviabilidad

De igual forma, el TS se opone a la suspensión cautelar de esa disposición también pedida por la Generalitat de Catalunya, y a la de todo el decreto.Catalunya consideraba en su recurso que la norma de FP Básica está aquejada de "varios vicios determinantes de su nulidad".

El Supremo entiende que acceder a la solicitud de suspensión "significaría anticipar el juicio sobre el fondo de la cuestión litigiosa".Sin entrar en el contenido de los decretos en estos autos, el Supremo impone el pago de costas a los recurrentes.

Falta de tiempo

En el caso del decreto de Primaria, de 28 de febrero de 2014, la Junta andaluza argumentaba que hay un "escaso margen de tiempo" entre su aprobación y su aplicación, prevista desde este septiembre, lo que haría "manifiestamente inviable" una planificación del curso escolar con el "más elemental estándar de calidad".

Sin embargo, el Abogado del Estado expuso, entre otros argumentos, que la LOMCE, publicada el 13 de diciembre de 2013, contenía por sí sola "todos los elementos necesarios para programar adecuadamente la oferta educativa de Educación Primaria". Para el Supremo, esta ley señala "de manera tajante" los cursos de implantación de las novedades de la Educación Primaria.

Noticias relacionadas

De esta manera, "la admisión a puros efectos cautelares del retraso de un año en aquel calendario implica a primera vista una perturbación del interés general de superior entidad al generado por las dificultades con la que aquella [por Andalucía] afirma que se encuentra para asumirlo".

La Junta había pedido además la "suspensión" de la implantación en el año académico 2014-2015 del primero de los dos curso de la FP Básica, según recoge la disposición final tercera del decreto en cuestión, de 28 de febrero de 2014, y que se le permitiera continuar ese curso con los Programas de Cualificación Profesional Inicial (vigentes hasta el curso pasado). Apuntaba como argumento los "gravísimos daños" de la aplicación inmediata de la FP Básica, con perjuicios para alumnos y profesorado, entre otros.