Loli Andrades: «Ese gigante por Santa Coloma no va a pasar»

Tiene un sentido de la lucha colectiva que en parte heredó de su padre. Su pelea ahora es contra la MAT.

Loli Andrades: «Ese gigante por Santa Coloma no va a pasar»

ÁLVARO MONGE

3
Se lee en minutos
Mauricio Bernal
Mauricio Bernal

Periodista

ver +

-Me dicen que este espíritu combativo le viene de su padre.

-Cierto. Mi padre era alguien muy activo en ese sentido. Nunca tragó las injusticias.

-¿Qué hacía?

-Era carpintero. Trabajaba en una gran empresa de carpintería.

-¿Y esa lucha suya? ¿En qué consistía?

-Bueno, para empezar, él en la empresa estaba de enlace sindical, y ahí hacía lo que podía por sus compañeros. Y en el barrio luchaba por todo lo que había que luchar, los autobuses, los ambulatorios, las escuelas. Le estoy hablando de finales de los años 70, cuando había tantas cosas que hacer en España, en Santa Coloma y en nuestro barrio.

-¿Qué barrio es?

-Can Franquesa.

-¿Guarda alguna imagen de su padre, de aquella época?

-Tengo varias, pero hay una, de la época en que se luchaba para que los autobuses subieran al barrio: yo tenía 4 o 5 años y estaba en la ventana del piso mirando a la calle, donde mi padre y otros se habían puesto delante de los autobuses. Para protestar.

-O sea que sí. Lo que le decía antes. Le dio ejemplo, ¿no?

-Sí, claro. Bueno, a ver: mi padre influyó mucho, me dio una sensibilidad, pero creo que eso también debe nacer de ti. No todo el mundo sigue el ejemplo de sus padres.

-Antes de hablar de la MAT, déme un ejemplo… No sé: sencillo. De su compromiso.

-¿El ascensor de mi casa?

-¿El ascensor de su casa?

-Sí, hará siete años intentamos poner un ascensor en el edificio; como siempre, había quien quería y quien no quería. No era un lujo: uno de los vecinos tenía solo medio pulmón, una señora iba en silla de ruedas y mi hermano, que vive en el ático, tiene una minusvalía del 90%. Los que se oponían decían que el edificio se iría al suelo.

-¿Y? ¿Se hizo o no se hizo?

-Se hizo, pero costó. Se hizo hace cuatro años, cuando el señor del medio pulmón y la señora de la silla de ruedas ya habían fallecido. Murieron sin ver el ascensor.

-Una persona con este espíritu suyo estará metida en cada asociación…

-Unas cuantas, sí. Para empezar, pertenezco a la Agrupación de Vecinos del Distrito Tercero; el Distrito Tercero es todo lo que hay de Singuerlín para arriba. También soy presidenta de la Agrupación de Mujeres -también del Distrito Tercero- y estoy en la junta de Favgram, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Santa Coloma.

-Aquí llegamos a la MAT, ¿verdad?

-Si quiere. Pero sí, claro: la gran lucha de este año en la federación es contra la MAT.

-Vale, pues…

-Porque es una injusticia con los ciudadanos de Santa Coloma; una aberración. ¿Poner una línea de muy alta tensión junto a los hogares de la gente? ¿Sin medir el impacto ambiental, además? ¿Sabe qué es eso? Es la clase de decisión que se toma en un despacho sin ver cómo afecta a la gente. Pero vamos, ya le digo yo que aquí no la ponen.

-Lo último que se supo es que le abrieron expediente a España. Una buena noticia.

-Sí, y estamos contentos, pero con Red Eléctrica no puede nadie bajar la guardia.

-¿Usted cree que las movilizaciones tuvieron que ver?

-Por supuesto. Fue gracias a la movilización de las entidades, de la ciudadanía y del ayuntamiento; que el ayuntamiento ha estado ahí, siempre, apoyando la causa.

-Y usted ha participado en cada…

-En todo lo que se ha hecho. Todo.

-¿Le afecta directamente?

-Pues sí. Can Franquesa es uno de los barrios más afectados, junto con Oliveras. Aunque está movilizada toda la ciudad.

Noticias relacionadas

-Y usted firma que no la ponen.

-Ya le digo yo que no. Ese gigante por aquí no va a pasar.