Ir a contenido

Concurso para un macrocomplejo de casinos y hoteles

Tres multinacionales del juego apuestan por BCN World

La americana Caesars se une a Veremonte, que ya contaba con Melco y con Hard Rock

El Govern no descarta recibir más ofertas antes de que mañana concluya el plazo

CRISTINA BUESA
BARCELONA

Mañana a las 10.00 horas acaba el plazo para presentar las ofertas para una de las seis licencias de casino que la Generalitat ha sacado a concurso. La norteamericana Caesars Entertainment, de la mano de Veremonte, optará a una de ellas, confirmaron a EL PERIÓDICO fuentes conocedoras de la negociación. La empresa de Enrique Bañuelos, impulsora de la marca BCN World, ya había anunciado que se aliaría con Melco Crown y con Hard Rock para construir y explotar los centros turísticos integrados (CTI)  de la Costa Daurada en los que, además de casinos, habrá hoteles, tiendas de lujo, centros de convenciones y teatros. No se descarta que a última hora, se sume algún aspirante más.

«Que yo sepa, no ha llegado todavía ninguna oferta», dijo ayer la directora de Tributs i Joc, Elsa Artadi. La responsable de resolver el concurso del Centre Recreatiu i Turístic (CRT) de Vila-seca y Salou, en los terrenos anexos a Port Aventura, exponía que de momento ninguna de las tres compañías aliadas con Veremonte había entregado la numerosa documentación que se les exigía para pasar la primera fase, «que simplemente valorará la capacidad económica y técnica de la firma». Ni esas tres ni ninguna otra.

SIN NOTICIAS DE GENTING /Artadi dijo desconocer las intenciones de cualquier otro operador internacional del juego. En los últimos meses, la directora general ha mantenido contactos con muchas empresas del sector pero, desde que se convocó oficialmente el concurso el 13 de junio, solo han llegado dos preguntas por correo electrónico a la Conselleria d'Economia pidiendo aclaraciones, un trámite que se contemplaba en el pliego del concurso.

El Govern tampoco tiene confirmado que el grupo malasio Genting pretenda optar a uno de los casinos. No obstante, explica Artadi, nunca han contactado con la Administración catalana. «¡Cuántos más, mejor!», defiende a continuación la responsable de Tributs i Joc, que recuerda la voluntad de la Generalitat de ejecutar un proyecto de excelencia turística. No obstante, el hecho de que se presenten tres, cuatro o más no implica que se acaben haciendo todos.

De hecho, el coordinador del Govern en este proyecto, Damià Calvet, aseguró en una entrevista con este diario a mediados de junio que su voluntad era empezar con dos o tres casinos y proseguir de forma gradual adaptándose al lugar donde se encuentra. Sí admitió que el espacio ocupado sería considerable ya que cada casa resort o CTI debería tener entre 1.500 y 2.000 habitaciones y ocupar unos 400.000 metros cuadrados.

LIMPIOS Y SOLVENTES / Pero antes de que uno de estos ganadores de las licencias se ponga a construir en la pieza de terreno de 825 hectáreas del CRT se deberán haber resuelto diversos aspectos. Para empezar, en la documentación que entregarán mañana Caesars Entertainment, Melco Crown y Hard Rock -todos ellos consorciados con Veremonte- deberán acreditar una inversión mínima inicial de 300 millones de euros.

«Además de la solvencia económica, tendrán que presentar una serie de declaraciones responsables, certificados negativos de antecedentes penales y que justifiquen el origen lícito de sus fondos, tal como se les explicitaba en el concurso de las licencias», prosigue la responsable de Tributs i Joc.

SOLO CRITERIOS OBJETIVOS / Toda esta voluminosa documentación, en papel, se entregará mañana en la sede de esta dirección general, situada en la Via Laietana. Una comisión técnica formada por cinco personas (entre las que no está Elsa Artadi) comprobará que se cumplen todos los requisitos. Como lo más probable es que mucha de esta burocracia esté en inglés, lo más probable es que se necesiten unas horas para validar los documentos.

«Esta primera fase se fundamenta única y exclusivamente en criterios objetivos. Si entregan lo que se les pide, todos estarán admitidos y todos seguirán hasta la segunda fase, cuyo calendario todavía desconocemos pero que no queremos retrasar», explica la directora general. Esa siguiente fase sí implicará un proyecto en mano, con diseños detallados que se basarán en lo que dicte el plan director urbanístico (PDU), que se está elaborando y que necesita como mínimo nueve meses de tramitación. Allí se verá la edificabilidad de los espacios dedicados a casinos, hoteles o comercio.

0 Comentarios
cargando