Ir a contenido

PROCESO EN LA AUDIENCIA DE VALENCIA

Los 18 neonazis de la operación Pánzer, a juicio 9 años después

Un concejal ultra, un asesino confeso y dos militares se sientan en el banquillo

El grupo se financiaba mediante la venta de armas ilegales por internet

LAURA L. DAVID / Valencia

Un concejal del partido de ultraderecha España 2000, un asesino confeso y dos militares se sentarán hoy en el banquillo de acusados de la Audiencia de Valencia, junto a 14 miembros más del grupo neonazi Frente Antisistema (FAS), nueve años después de la disolución de una de las organizaciones xenófobas mejor organizadas desarticuladas en  España.

La Fiscalía pide distintas penas de prisión para los 18 procesados, todos acusados de asociación ilícita y algunos también por tenencia de armas, en el juicio más importante de este tipo en España, por el número de acusados y por lo jerarquizada que estaba la organización, que operó entre el 2003 y el 2005.

Según el fiscal, FAS se dedicaba a realizar «proselitismo y adoctrinamiento de la ideología nacionalsocialista» a través de webs y de charlas en su sede social. Además, los acusados alentaban el uso de la violencia contra determinadas personas por razón de sus creencias religiosas, origen u orientación sexual, y justificaban la represión del régimen de  Adolf Hitler contra el pueblo judío, además de negar la existencia del Holocausto. El grupo iba de «cacerías» y se financiaba con la venta de armas ilegales por internet en España e incluso en el extranjero.

La Guardia Civil desarticuló FAS en 2005, en la denominada operación Pánzer. Tras casi dos años siguiendo su rastro en internet, encontró en locales y los domicilios de los procesados un lanzagranadas en desuso, varias escopetas, pistolas semiautomáticas y de aire comprimido, puños americanos, una ballesta y armas blancas, además de moldes para fabricación de esvásticas y panfletos xenófobos. Fue tras la incautación del lanzagranadas cuando la Guardia Civil descubrió que en la banda había dos militares.

ASESINO CONFESO / Otro de los acusados es Pedro Cuevas, el asesino confeso del joven antifascista e independentista Guillem Agulló, por cuyo homicidio cumplió 4 años de cárcel al despolitizarse el asesinato, cometido en 1993. Tras salir de prisión y dos años después de ser detenido en la operación Pánzer, Cuevas se presentó en las elecciones municipales del 2007 en la candidatura municipal de Alianza Nacional (la formación ultraderechista que el Tribunal Supremo estudia ilegalizar tras el ataque de algunos de sus miembros al centro Blanquerna de la Generalitat en Madrid, en la Diada del 2013), en la localidad valenciana de Chiva. La Fiscalía pide para Cuevas dos años de prisión por asociación ilícita.

El concejal de la formación ultra España 2000 en Silla (Valencia), José Alejandro Serrador Ferrer, está acusado además de tenencia de armas. En su casa se encontró una escopeta semiautomática, cartuchos y varias armas blancas.

0 Comentarios
cargando