REACCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN

Interior recalca que la interlocutoria del juez del 'caso Quintana' se basa en indicios y no en hechos probados

La 'conselleria' "valora" que el magistrado haya desestimado la petición de "lesiones dolosas"

Ester Quintana, en el Parlament, durante la comparecencia del director general de la Policía, Manel Prat, en octubre del 2013.

Ester Quintana, en el Parlament, durante la comparecencia del director general de la Policía, Manel Prat, en octubre del 2013. / JULIO CARBÓ

1
Se lee en minutos

El departamento de Interior de la Generalitat ha asegurado que la interlocutora dictada este jueves por el juez del caso que investiga las heridas causadas a Ester Quintana "se basa en consideraciones indiciarias que en ningún caso se pueden considerar hechos probados". El titular del juzgado de instrucción número 11 de Barcelona, Francisco González Maíllo, ha concluido en un auto que la manifestante perdió un ojo por el disparo de una pelota de goma de los Mossos d'Esquadra.

Interior "valora" que el magistrado haya desestimado la petición de la acusación particular ejercida por Quintana de que se tramite el caso por lesiones dolosas --lo que podría acarrear a los imputados penas de entre seis y 12 años de cárcel-- al entender que la intervención policial fue imprudente, no intencionada.

El juez basa su conclusión en los informes de los forenses, que señalaron que una pelota de goma es "el único objeto que pudiera haber causado esas lesiones" a la manifestante, de acuerdo con la literatura médica, y descarta que fuera herida por un proyectil de precisión --que Interior sí admite haber empleado el 14-N, cuando ocurrieron los hechos--, porque en esa zona y a esa hora no se dispararon y porque estos generan "unas consecuencias lesivas mucho menores".

Versión cierta

Noticias relacionadas

En la misma resolución, el magistrado recuerda que tanto los Mossos como el Departamento de Interior han negado "desde el primer momento" que se dispararan pelotas de goma en la jornada de huelga general del 14-N en la que Quintana perdió el ojo e insiste en que, de lo instruido hasta ahora, se desprende que la versión cierta es la de la manifestante.

González Maíllo da credibilidad a la versión de Quintana, en base a la declaración de los testigos y a las grabaciones aportadas a la causa, y admite que la manifestante recibió el impacto de una pelota de goma cuando se giró para comprobar si su acompañante la seguía, en la confluencia entre el paseo de Gràcia y la Gran Via.