REsidencia polémica

Bertone desafía al Papa con un lujoso ático de 700 metros

El exsecretario de Estado contraviene la apuesta de Francisco por una Iglesia pobre

1
Se lee en minutos
ROSSEND DOMÈNECH
ROMA

Mientras en todo el mundo numerosos obispos y cardenales están abandonando sus amplios y a veces lujosos apartamentos siguiendo el ejemplo del papa Francisco, el cardenal Tarcisio Bertone, exsecretario de Estado del Vaticano, ha mandado restaurar un ático del Vaticano para convertirlo en una espectacular futura vivienda. Se trata de la unión de dos pisos, uno de más 400 metros cuadrados y otro de 200, con otros 100 metros cuadrados de terraza con vistas sobre la cúpula de San Pedro.

El cardenal tiene previsto mudarse -con monjas y mayordomo a cargo- hacia el verano, si el Papa no le hace cambiar antes de idea. A muy pocos metros de distancia, Jorge Bergoglio vive en 70 metros cuadrados de una especie de hotel, la Residencia Santa Marta, tras haber renunciado al apartamento pontificio ocupado por sus predecesores. Los dos pisos que se están uniendo para el cardenal Bertone estaban ocupados por el comandante de los guardias suizos y un cardenal, ambos ya fallecidos.

Noticias relacionadas

Fuentes del Vaticano cuentan que Francisco preguntó por las obras que se estaban realizando tras los andamios y, tras conocer la respuesta, manifestó su contrariedad.

CONTRA LA SUNTUOSIDAD / Se trata del chafardeo del momento en el Vaticano, donde muchos se preguntan cómo terminará el asunto, después de los lamentos y denuncias del papa Francisco en estos meses. «¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre!», dijo poco después de su elección. «¡Cómo me duele ver a curas y monjas  con el último modelo de coche!», añadió en otra ocasión.  Tras haber definido la pobreza como «hermana», el pasado Jueves Santo el papa Francisco levantó la voz contra los curas «hipócritas, suntuosos y presuntuosos».