Nuevo varapalo al sistema educativo

Los chicos de 15 años no saben resolver problemas cotidianos

Los expertos lo atribuyen al modelo aún excesivamente teórico de las clases

España también se coloca a la cola en las pruebas PISA sobre habilidades prácticas

3
Se lee en minutos
MARÍA JESÚS IBÁÑEZ
BARCELONA

Se dice que son nativos digitales, chicos que ya han vivido todas sus vidas rodeados de tecnología y que, por intuición o a base de probar, fallar y volverlo a intentar, saben manejar las más complejas máquinas. Pues, no. O, al menos, no son tan hábiles como los adolescentes de su misma edad residentes en el Reino Unido, Francia, Alemania y... Portugal. Los estudiantes españoles de 15 años no son capaces de resolver con eficacia problemas cotidianos como programar un dispositivo de mp3, con el que escuchan música, o entender cómo funciona el termostato de un aparato de aire acondicionado, según se concluye de las pruebas de habilidades prácticas del informe PISA 2012, presentado ayer y que sitúa a España en la cola de países de la OCDE.

Las pruebas, a las que se sometieron 2.700 alumnos españoles de 181 institutos, demuestran que los estudiantes tienen dificultades para «extrapolar lo que saben y trasladarlo de forma creativa a su día a día», explicó ayer el director de PISA, Andreas Schleicher, que presidió en Madrid la presentación del informe.  Así, España obtiene 477 puntos en habilidades para solucionar problemas cotidianos, cuando la media de los países de la OCDE es de 500 y el país europeo mejor situado es Finlandia, con 523. Por comunidades autónomas, Catalunya obtiene 488 puntos, por debajo del País Vasco (con 496) y Madrid (con 507).

ENSEÑANZA APLICADA / «Una de las constataciones más preocupantes del estudio es que hay países que en el informe PISA 2012, el que se presentó en diciembre, obtuvieron resultados poco brillantes, como Estados Unidos o el Reino Unido y que, en cambio, en esta ocasión salen bastante mejor parados. ¿Por qué? Pues probablemente porque son países que llevan años apostando por las enseñanzas aplicadas», observa Xavier Bonal, profesor de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y consultor en materia educativa de distintos organismos internacionales, entre ellos la Comisión Europea.

A diferencia de lo que ocurre en las escuelas americanas, en España «se continúan priorizando las enseñanzas teóricas y la memorización, con lo que en las aulas pocas veces se trabajan las materias de una manera aplicada», dice Carolina Crespo, portavoz de la Associació del Professorat de Tecnologia de Catalunya (APTC).

ALUMNOS BLOQUEADOS / La propia Crespo ha tenido ocasión de comprobar, como profesora que es en un instituto, que «hay alumnos con expedientes académicos muy brillantes que se bloquean cuando se les pide que sean creativos, cuando no se les dan instrucciones muy precisas sobre qué tienen que hacer». Demasiada teoría y poca práctica.

Parecido análisis hizo ayer la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, que aprovechó la presentación de los resultados de la OCDE -como ya hizo en diciembre, cuando se conoció el informe general de PISA- para defender su reforma educativa. Para la número dos del ministro José Ignacio Wert, es necesario un «cambio metodológico radical» en la docencia, que tiene que reforzar el «liderazgo» de los directores y la autonomía de los centros educativos y del profesorado.

A los docentes, Gomendio les pidió que realicen cursos sobre adquisición de competencias. Sindicatos de profesores -desde CCOO y UGT hasta ANPE y CSIF- le respondieron que mientras no «cesen» los recortes para poder dar una atención individualizada a los alumnos y se defina una carrera docente para cambiar la metodología de enseñanza de los profesores, los resultados de España difícilmente van a mejorar.

Noticias relacionadas

EL INMIGRANTE RECORTA DISTANCIAS / Si una lectura positiva tiene el informe conocido ayer es que la distancia entre los estudiantes inmigrantes y los autóctonos no es tan grande como lo fue en las pruebas de matemáticas, comprensión lectora y ciencias conocidas hace cuatro meses. «O bien son particularmente buenos en resolución de problemas, o bien puntúan por debajo de su potencial en las materias curriculares», recoge el documento de la OCDE. «En todo caso -prosigue-, los inmigrantes obtienen resultados por encima de lo esperado».

«El factor socioeconómico sigue siendo relevante, pero aquí vemos que la diferencia no es tan acusada como en las competencias más teóricas, de lo que se puede concluir que los jóvenes de origen extranjero están, en proporción, igual o mejor preparados que sus compañeros para afrontar la vida cotidiana», concluye el sociólogo Bonal.