Vía libre a un proyecto de casinos y hoteles

Govern y PSC cierran un acuerdo para aprobar BCN World

El 'president' y Pere Navarro escenificarán mañana en Tarragona que votarán juntos

El veto de ciertos actos en la precampaña de las europeas precipita la cita del domingo

Port Aventura, visto desde el campo de golf de Lumine, que estará en el ámbito de BCN World, hace unos días.

Port Aventura, visto desde el campo de golf de Lumine, que estará en el ámbito de BCN World, hace unos días. / XAVI MOLINER

3
Se lee en minutos
CRISTINA BUESA
BARCELONA

El Govern y el PSC escenificarán mañana que han alcanzado un acuerdo sobre BCN World. Según ha podido saber EL PERIÓDICO, el propio president, Artur Mas, y el presidente del grupo parlamentario del PSC, Pere Navarro, se desplazarán a Tarragona para anunciar que han llegado a un pacto para que los socialistas apoyen el cambio de la ley que permite el proyecto de hoteles, casinos y tiendas de lujo en los terrenos del Centre Recreatiu i Turístic de Vila-seca y Salou (Tarragonès), junto a Port Aventura, que impulsa Veremonte.

Tras varias semanas de intensas negociaciones para consensuar algunos aspectos que los socialistas no acababan de ver claros, como eran la rebaja de la tasa del juego del 55% al 10% y la redacción de un plan director urbanístico (PDU), ayer se precipitó el desenlace por razones de calendario. La proximidad de la precampaña de los comicios europeos del 25 de mayo, en la que están vetados los actos que puedan tener connotaciones electoralistas, ha obligado a adelantar el acto de Tarragona a mañana a las 10.30 horas, que no estará exento de solemnidad. El  definitivo llegará durante el día de hoy, a la espera de una redacción final.

SEMANAS DE NEGOCIACIÓN / El encuentro del president con Navarro el jueves pasado en una comida en el Palau de la Generalitat sirvió para formalizar un acercamiento que se viene produciendo desde hace semanas entre los negociadores del Govern (principalmente el director del Incasòl, Damià Calvet, y la directora de Tributs i Joc, Elsa Artadi), además del diputado nacionalista Albert Batet, y los representantes socialistas, capitaneados por Xavier Sabaté y acompañados un par de veces por Jordi Terrades y Alícia Romero.

Una vez cerrado el trámite de la ponencia de la ley el pasado miércoles, comenzó la cuenta atrás para que se convocara la comisión de Economia y, a continuación, que la ley se enviara al pleno para ser sometida a debate y votación. Sin embargo, CiU no contaba aún con la garantía de que los socialistas dieran el visto bueno a todos los artículos de la norma. El hecho de que el Govern no transigiera en modular la tasa del juego ni los asuntos urbanísticos les alejaba del acuerdo.

PRESIÓN TERRITORIAL / La presión del territorio (con la presentación pública de un manifiesto firmado por el tejido económico y social de la zona el 18 de marzo) y la insistencia del alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), habrían ayudado a limar asperezas entre las dos partes. Eso y los cambios en la redacción de algunas partes de la ley (ver página siguiente). Fuentes socialistas admitieron que, a pesar de que las relaciones con CiU no son demasiado fluidas, la responsabilidad de tirar adelante una iniciativa que genera consenso en las comarcas donde se proyecta les convenció, no sin antes haber tenido que seducir a todos los miembros del grupo parlamentario, que no pasa precisamente por su mejor momento.

Además de las suspicacias por parte de algunos diputados socialistas del área metropolitana, que discrepaban de validar una iniciativa vinculada a los casinos, el pacto entre el Govern y el PSC ha tenido que salvar las reservas de la federación barcelonesa, que no ve con buenos ojos que aparezca el nombre de la capital catalana en el proyecto, aunque sea con siglas. La insistencia de Sabaté, acompañado a veces en las reuniones con el grupo parlamentario por el alcalde Ballesteros, ha acabado cuajando. Como ayer.

Noticias relacionadas

CITA ANULADA / La última reunión formal entre Govern y PSC se produjo el jueves por la tarde en el Parlament. Duró alrededor de tres horas y en ella participaron Damià Calvet, Elsa Artadi, Albert Batet, Xavier Sabaté, Jordi Terrades y Alícia Romero. Pese a que a la salida del encuentro ambas partes confirmaron el progresivo acercamiento, se citaron para el siguiente encuentro el próximo lunes al mediodía. Pero la coincidencia con el veto electoral lo trastocó todo poco rato después.

Esta circunstancia habría provocado que los socialistas hayan tenido que estudiar a toda prisa la redacción de la ley de BCN World, validarla en el seno de su partido y confirmar que todo el grupo votará lo mismo en el pleno. Ayer las llamadas telefónicas y las reuniones a varias bandas en el PSC fueron frenéticas. Las ofertas y contraofertas por parte de los negociadores del Govern y las peticiones de los socialistas se multiplicaron. Anoche todos leían con lupa cada palabra para poder dar hoy el  y así convocar oficialmente el acto de mañana.