28 sep 2020

Ir a contenido

EN UNA EXCAVACIÓN EN DAKOTA

Científicos de EEUU descubren los restos del "pollo del infierno"

El 'Anzu wyliei' fue dinosaurio de 225 kilos, con garras afiladas y similar a un ave que vivió en Norteamérica hace 66 millones de años

Imagen del ’Anzu wyliei’, apodado el pollo del infierno, el dinosaurio hallado por científicos de EEUU.

Imagen del ’Anzu wyliei’, apodado el pollo del infierno, el dinosaurio hallado por científicos de EEUU. / Mark Klingler (EFE)

Científicos estadounidenses han hallado los restos de lo que llaman el "pollo del infierno", un dinosaurio similar a un ave de unos 225 kilogramos con garras afiladas que merodeó por Norteamérica hace unos 66 millones de años, según un artículo publicado el miércoles por la 'Public Library of Sciences' (PLoS). El hallazgo da a los investigadores una oportunidad extraordinaria para estudiar la anatomía y las relaciones evolutivas de 'Caenagnathidae', un misterioso grupo de dinosaurios terópodos al que pertenece este, bautizado como 'Anzu wyliei'.

"Era un animal de rapiña gigante con la cabeza como la de un pollo y, presumiblemente, plumas", ha explicado Emma Schachner, de la Universidad de Utah y coautora de un nuevo estudio sobre este dinosaurio. Según Schachner y sus colaboradores el animal alcanzaba una longitud de hasta 3,35 metros. "Realmente hubiese espantado encontrárselo en el camino", ha dicho.

El director del estudio, Matt Lamanna, del Museo Carnegie de Historia Natural en Pittsburgh (Pensilvania), ha apuntado que "en broma le llamamos 'el pollo del infierno' y creo que es un nombre muy apropiado". Según Lamanna, 'Anzu' es "de lejos" el Caenagnathidae' más completo que se ha descubierto jamás. "Después de casi un siglo de búsqueda, los paleontólogos finalmente tenemos los fósiles para mostrar cómo eran estas criaturas prácticamente desde la cabeza a los pies. En casi todos los sentidos, son aún más extrañas de lo que imaginábamos", ha destacado.

Cresta y pico sin dientes

'Anzu' era como un ave no voladora gigante, mayor que un "típico" dinosaurio terópodo como el 'T. Rex'. Sus mandíbulas terminaban en un pico sin dientes y su cabeza lucía una cresta redondeada de altura similar a la de un casuario ('Casuarius'), un gran pájaro terrestre natural de Australia y Nueva Guinea. El cuello y las patas traseras eran largas y delgadas, también comparables a un casuario o una avestruz. Aunque solo se conservan los huesos de especímenes de 'Anzu', se han encontrado parientes cercanos de este dinosaurio con plumas fosilizadas, lo que sugiere fuertemente que la nueva criatura también poseían plumas. Su similitud con las aves termina ahí, puesto que las extremidades anteriores de 'Anzu' terminaban en grandes y afiladas garras y su cola era larga y robusta.

El nombre científico asignado, 'Anzu Wyliei' junta la palabra "anzu", el demonio parecido a un pájaro en la mitología de Mesopotamia, y "wiliei" por un niño llamado Wylie que es muy aficionado a los dinosaurios y es el nieto de un miembro de la junta fiduciaria de los Museos Carnegie.

Excavación en Dakota

Los científicos hallaron tres esqueletos parciales del dinosaurio --que forman casi un esqueleto completo-- durante una excavación en el nivel superior de la formación rocosa Hell Creek, en Dakota del Norte y Dakota del Sur. El área es conocida para los paleontólogos por la abundancia de fósiles de otros dinosaurios como el Tiranosaurio rex y el tricerátops.

Hans Dieter Sues y Tyler Lyson, del Museo de Historia Natural, del Instituto Smithsonian en Washington, que participaron en el estudio, describen al 'Anzu' como el mayor oviraptosaurio hallado en América del Norte.

El término significa, literalmente un saurio que roba huevos, y designa a un grupo de dinosaurios estrechamente vinculados con las aves y que, a menudo, mostraban extrañas crestas sobre su cabeza, parecidas a la del casuario, un ave de Nueva Guinea y Australia, que no vuela y está relacionada con el emus y el avestruz.

Oviraptosaurio joven

'Anzu' es, asimismo, uno de los oviraptosaurios más jóvenes conocidos, es decir, que vivió muy cerca del período de extinción de los grandes dinosaurios. Los científicos creen que  tenía garras largas y afiladas, y era omnívoro, y que principalmente comía vegetación, animales pequeños y los huevos de otros animales.

Schachner ha señalado que dos de los especímenes ahora en exhibición muestran señales de patología: uno al parecer incluye una costilla fracturada y curada y el otro muestra alguna forma de trauma en un dedo de la pata trasera.