13 jul 2020

Ir a contenido

Primer congreso en Catalunya

Los procuradores proponen un plan para agilizar la justicia

El colectivo reclama más competencias para ejecutar de forma rápida las sentencias

El CGPJ defiende que procurador y abogado mantengan funciones distintas

J. G. ALBALAT
BARCELONA

Los procuradores catalanes presentaron ayer en su primer congreso un plan estratégico con una serie de medidas para lograr la máxima agilidad en la ejecución de las sentencias, uno de los principales problemas que padece la justicia. La lentitud a la hora de cumplir las resoluciones judiciales ha hecho que, en el caso de los juzgados catalanes, permanezcan acumuladas en la actualidad reclamaciones económicas en trámite por un valor de más de 50.000 millones de euros. Los procuradores, que actúan de representantes de los ciudadanos en los juzgados, piden que se les otorgue más competencias para luchar contra esta situación y garantizar un mejor servicio. Entre las propuestas figura la posibilidad de investigar domicilios o patrimonios, la adopción de acciones adecuadas para asegurar embargos y la custodia y depósito de bienes.

El primer congreso de procuradores de Catalunya fue inaugurado ayer con la presencia de más de 200 juristas y diversas personalidades políticas o del ámbito del derecho, entre ellos el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, y el conseller de Justícia, Germà Gordó. El primero alabó el «encomiable» trabajo que realizan los procuradores y se mostró en contra del anteproyecto del Gobierno central que pretende acabar con la incompatibilidad de su figura con la de los abogados. «La identidad del procurador es distinta de la del abogado, y la perspectiva que tiene el cliente del procurador es absolutamente diferente de la que tiene del abogado», sostuvo. Por eso, en su opinión, se deben mantener de forma diferenciada las identidades de cada una de las dos profesiones.

El titular de Justícia, Germà Gordó, también se pronunció en contra del anteproyecto del Ejecutivo del PP al considerar que no aporta nada positivo al funcionamiento de la justicia, pero también porque cree que «invade competencias» de la Generalitat. Explicó que el Gobierno catalán está impulsando su propio proyecto de colegios profesionales y resaltó el papel de los procuradores en la modernización de la justicia. «Tendremos una justicia rápida y eficaz si todos colaboramos, tanto con las herramientas digitales y electrónicas como con el esfuerzo que hemos de hacer, en el marco de nuestras competencias», aseguró. Un dato: el 50% de las demandas civiles se presentan por vía telemática.

EL INTERMEDIARIO / El presidente del Consell de Col·legis de Procuradors de Catalunya, Ignacio López Chamorro, insistió, precisamente, en que uno de los principales problemas de la Administración de justicia es en la actualidad la lentitud en la ejecución de las sentencias. «Hay millones de euros bloqueados en los tribunales pendientes de ejecución». Este es  uno de los ejes de su plan estratégico. Y es que los procuradores son los profesionales de la justicia que representan a las partes de un proceso y agilizan los trámites judiciales.

Además de más competencias, los procuradores proponen la creación de una oficina mixta con los juzgados para resolver determinados aspectos de la ejecución de una sentencia de la manera más ágil posible, así como la constitución de un observatorio que tenga como finalidad dar más transparencia a este trámite y facilitar su aplicación.