12 jul 2020

Ir a contenido

POLÉMICA EN torno aL MONUMENTO HISTÓRICO

La Iglesia de Córdoba desafía a la Unesco al cristianizar la mezquita

Las referencias islámicas que le dieron el patrimonio mundial están siendo retirados

La Junta andaluza peleará por arrebatar la gestión y la titularidad al obispado

JULIA CAMACHO / Sevilla

La polémica por la titularidad de la mezquita de Córdoba, más allá de un conflicto administrativo entre instituciones, puede poner en peligro su calificación como patrimonio mundial, concedido por la Unesco en 1984. El organismo reconoció entonces el inmueble como un ejemplo de la convivencia entre culturas, un símbolo que ahora queda en entredicho al estar el obispado de la ciudad tratando de borrar cualquier referencia al pasado andalusí.

«Si nos alarmamos con la destrucción de los budas en Afganistán, también deberíamos hacerlo con la mezquita», lamenta el profesor de Derecho de la Universidad de Córdoba (UCO) Antonio Manuel Rodríguez, uno de los propulsores de la plataforma Por una mezquita catedral de todos, que reclama que tanto la titularidad como la gestión pasen a ser públicas, aunque se mantenga su condición de lugar de culto católico. En apenas dos semanas, ha movilizado en las redes sociales a más de 80.000 personas y van a informar de lo ocurrido a la Unesco.

Rodríguez explica que desde que el edificio fue registrado por vez primera --inmatriculación--, el Obispado de Córdoba pasó a denominarlo Santa Iglesia Catedral y comenzó «un proceso de apropiación simbólica amputando la memoria islámica» del edificio. Y eso, pese a que la imagen más conocida sean los arcos musulmanes rojos y blancos o que el reconocimiento internacional sea, textualmente, a «la mezquita».

«Esa denominación ya no aparece ni en las entradas ni en los folletos turísticos, donde se habla de intervención islámica de la catedral», subraya Rodríguez, quien descubrió por casualidad en el 2009 que el monumento, uno de los 10 más visitados del país, estaba registrado a nombre de la Iglesia.

JUGOSOS BENEFICIOS / La inmatriculación de la mezquita es significativa por los jugosos beneficios que reporta el turismo, unos 13 millones de euros en entradas que pasan directamente al obispado al ser considerados donativos. Eso sí, las labores de mantenimiento y reparación son con fondos públicos, sostiene el profesor Rodríguez.

La plataforma asegura que la titularidad es nula de pleno derecho porque se basa en artículos preconstitucionales que equiparaban a algunos efectos Estado e Iglesia, «algo insostenible en un estado aconfesional». «Los bienes de dominio público no se pueden adquirir de forma privada», señala Rodríguez, «¿Qué pensaríamos si alguien registrase a su nombre el Machu Picchu o las pirámides de Egipto?», remacha. Una vez inscrito, si nadie lo reclama en 10 años se considera probada la propiedad en aplicación de la usucapión, término del derecho romano que permite la adquisición por tener su posesión de forma pacífica durante un tiempo. La plataforma trata de agitar conciencias para revertir el proceso porque el plazo de la mezquita concluye en el 2016.

El movimiento ciudadano, pide que la denominación oficial del monumento pase a ser el de mezquita-catedral, al entender que define con más exactitud «su esencia y realidad arquitectónica». Y reclama que, al igual que la Alhambra, sea un patronato quien se encargue de la gestión de la mezquita «de forma pública y transparente, con criterios científicos y técnicos y no solo religiosos». La Junta de Andalucía ha encargado un informe jurídico para comprobar si es la administración competente para reclamar su titularidad y gestión, porque «no se trata de un bien cultural cualquiera».