03 jul 2020

Ir a contenido

MEJORAS EN LAS INFRAESTRUCTURAS FERROVIARIAS

Trenes lanzadera conectarán la estación del AVE con Tarragona

El trayecto, que puede entrar en servicio en dos años, durará 8 minutos

RAFAEL MORALES
TARRAGONA

Tarragona intenta mitigar el error histórico que supuso ubicar la estación del AVE Camp de Tarragona entre los municipios de La Secuita y Perafort (Tarragonès), muy lejos de los principales núcleos urbanos de la provincia (Tarragona y Reus). El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), informó ayer de que cuenta con el compromiso de Renfe y el administrador ADIF para adecuar «lo más pronto posible» la infraestructura para conectar la estación del centro de Tarragona con la del AVE a través de trenes lanzadera. El recorrido se podría hacer en unos ocho minutos y evitaría los numerosos problemas que en la actualidad tienen los usuarios.

El proyecto aprovechará el trazado actual de vía convencional que pasa por Vila-seca (Tarragonès) y Reus (Baix Camp) para lograr la conexión en un plazo que Ballesteros no ha precisado y sobre el que ADIF no ha informado. Sin embargo, fuentes municipales han indicado que podría entrar en funcionamiento en el 2015 o el 2016. La obra que queda pendiente y en la que ya se está trabajando es el ramal, ya previsto en el proyecto inicial, que desviará la alta velocidad a la salida de Vila-seca hasta el centro de Tarragona.

En todo caso, la solución llegará, afirman fuentes municipales, antes de que se habilite el tercer raíl que debe conectar de forma provisional la alta velocidad del corredor del Mediterráneo entre Tarragona y Castell-

bisbal (Vallès Occidental).

En un acto organizado por la Cámara de Comercio de Tarragona, Ballesteros calificó de «vergüenza» el uso actual que depara la estación del AVE. Se refería a la imagen que dan los coches aparcados en descampados y cunetas, a la lejanía que conlleva un trayecto que es de 20 minutos en coche desde Tarragona, al deficiente servicio de autobuses y al elevado precio del trayecto en taxi.

La estación Camp de Tarragona se inauguró en el 2006 y en el 2008 se puso en funcionamiento la continuación del recorrido de la alta velocidad hasta Barcelona. Las fuerzas políticas, económicas y sociales de Tarragona han calificado en repetidas ocasiones que la ubicación es «un error histórico», al no estar en el centro de la ciudad.