Aires de cambio en el catolicismo

La Iglesia de base exige al Papa un gran giro en moral familiar y sexual

Miles de respuestas a la encuesta de Francisco revelan el alejamiento de la doctrina del Vaticano

Rouco, remiso al novedoso sondeo de Bergoglio, aún no ha enviado a Roma el resumen nacional

Bergoglio besa a un niño desde el papamóvil,en la plaza de San Pedro del Vaticano, esta semana.

Bergoglio besa a un niño desde el papamóvil,en la plaza de San Pedro del Vaticano, esta semana. / AP / ALESSANDRA TARANTINO

4
Se lee en minutos
ANTONIO M. YAGÜE / Madrid

El cuestionario de 38 preguntas enviado por Francisco en octubre a las diócesis de todo el mundo para obtener una fotografía real de la Iglesia confirma el cisma que se vive en España entre los católicos de base y la doctrina oficial en materia de familia y moral sexual. Las casi 6.000 respuestas recogidas entre parroquias, comunidades, cristianos particulares y teólogos y remitidas al Vaticano «sin filtros ni cocinas» por Església Plural en Catalunya y el portal Religión Digital en Madrid, revelan que la mayoría de los católicos no viven ni están de acuerdo con la prohibición de los métodos anticonceptivos o de las relaciones prematrimoniales, por ejemplo.

En las observaciones enviadas a Roma, también piden quienes han respondido a Esglèsia Plural y Religión Digital respeto por las parejas homosexuales y por la adopción de niños por ellas, revisar el papel de la mujer en la Iglesia y que el celibato sea opcional para los sacerdotes.

Por su parte la Conferencia Episcopal Española (CEE), aún regida por Antonio María Rouco, remiso al sondeo, ha recogido los informes de todas las diócesis y los enviará al Vaticano la próxima semana con un «resumen nacional» que se está elaborando, según un portavoz, que rechazó avanzar información. Lo que sigue es un esbozo del fresco que ofrecen las respuestas obtenidas por Esglèsia Plural y Religión Digital.

PROGRAMA PASTORAL Represión y un listado de prohibiciones

Matrimonios, religiosos, novios y viudos, así como comunidades de jesuitas, dominicos y franciscanos o la Asociación de Mujeres Teólogas, entre otros, coinciden en que el magisterio de la Iglesia sobre la familia es mayoritariamente rechazado y está mal comunicado. También resaltan que falta credibilidad en el emisor y que plantea un rol de la mujer alejado de la realidad. «Los programas pastorales y catequésicos de familia se basan en la represión y no en la propuesta. Son un listado de prohibiciones y pecados, cuando el valor de la familia está precisamente en su capacidad de ayuda en cualquier circunstancia», lamenta un grupo de profesores de religión.

MATRIMONIO Y UNIONES Una visión demasiado inmovilista y patriarcal

La institución del matrimonio que la Iglesia mantiene no dista mucho, en opinión de una comunidad cristiana de un barrio obrero madrileño, de la de tiempos de los primeros cristianos, en la Roma de las catacumbas, con una unión «para toda la vida cuando la esperanza de vida era de menos de 30 años». «Su visión es demasiado inmovilista y patriarcal», coinciden los consultados por Esglèsia Plural.

Otras respuestas advierten de que «el matrimonio existía antes de que se creara la Iglesia» y señalan que no puede ser una imposición. Varios juristas, entre los que se cuenta un exministro, destacan que los organismos civiles en España promueven las uniones entre un hombre y una mujer, ya sea dentro del matrimonio religioso, civil o las uniones de hecho. «En cambio, la Iglesia -se quejan- no reconoce en España otra unión que la matrimonial sacramental».

HOMOSEXUALES Obispos carentes      de misericordia

El cuestionario de Bergoglio pregunta si hay uniones de personas del mismo sexo equiparadas «de alguna manera» al matrimonio y cuál es la actitud de la Iglesia. «Francamente mejorable», explica un grupo de profesores universitarios y de curas casados. Recuerdan al Papa que la jerarquía española ha alentado manifestaciones e incluso algunos prelados se han echado a la calle para protestar contra el matrimonio homosexual, «haciendo declaraciones que se alejan del Evangelio clamorosamente, y dando ejemplo de una absoluta falta de misericordia y de sentido cristiano». Uno de los aspectos de mayor coincidencia, según Esglèsia Plural, es que hay que acogerlos y acercarse a ellos sin prejuicios. También reconocen que es necesaria una revisión a fondo de la doctrina sobre el papel de la sexualidad en pareja.

SEXUALIDAD Mayoría favorable a los anticonceptivos

Las relaciones sexuales en general y dentro del matrimonio en particular son uno de los apartado más contestados. Los encuestados creen que «urge una revisión a fondo de la normas morales que las regulan», ya que son un «compendio de prohibiciones absurdas planteadas por personas que jamás -en teoría- han tenido que afrontar estas cuestiones». Algunos plantean que la abstinencia, que la Iglesia propone como un medio anticonceptivo natural, es rotundamente «antinatural».

El análisis de Esglèsia Plural subraya que «es uno de los aspectos donde se manifiesta con mayor claridad la falta de seguimiento de las directrices de la Iglesia». Mayoritariamente se está a favor del uso de los sistemas anticonceptivos y especialmente del preservativo. «La visión de la Iglesia está a años luz de la realidad. Debe empezar por dejar de ver el sexo como algo pecaminoso», propone un experto en pastoral familiar y matrimonial.

OTROS DESAFÍOS Celibato opcional y defensa de la vida

Noticias relacionadas

En el epígrafe Otros desafíos y protestas, una especie de cajón de sastre con el que concluye el largo cuestionario elaborado por el papa Francisco, los fieles responden al Pontífice que con urgencia se revise el papel de la mujer dentro en la Iglesia, que se elabore una pastoral sobre el final de la vida, que se aceleren los procesos de dispensas matrimoniales y que se revise el celibato obligatorio de los sacerdotes.

La comunidad católica se muestra de acuerdo en que hay que defender la vida. Pero mientras los más conservadores insisten solo en la vida no nacida, los más progresistas postulan que hay que defender toda la vida, la nacida también, y especialmente la que «está en peligro por la pobreza y la falta de dignidad».