Cambios en la población estudiantil

Alerta: aulas en peligro de cierre

La escuela teme que Rigau utilice la falta de niños para suprimir hasta 150 clases

El curso 2014-2015 empezarán P3 unos 3.100 escolares menos que este año

Pancarta en el colegio Mediterrània de Viladecans, ayer por la tarde, a la salida de clase.

Pancarta en el colegio Mediterrània de Viladecans, ayer por la tarde, a la salida de clase. / JOAN PUIG

3
Se lee en minutos
MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / Sant Vicenç dels Horts

Un montón de calcetines azules, camisetas amarillas y un par de pantalones de color fucsia decoran el vestíbulo del colegio público Mare de Déu del Rocío de Sant Vicenç dels Horts (Baix Llobregat). Como si fuera ropa tendida al sol, pero de papel. «Cada prenda representa una ilusión y, en cada una, los alumnos, los maestros y el personal que trabaja en la escuela han escrito un sueño», explica la conserje del centro. Que el colegio continúe abierto, que no se cierren aulas, que puedan seguir llegando nuevos alumnos son algunos de los mensajes depositados por niños y adultos. La escuela, fundada a principios de la década de 1970 en un barrio obrero ahora muy castigado por la crisis, es uno de los que, según los planes de la Conselleria d'Ensenyament, previsiblemente perderá el próximo curso la clase de P3, con lo que iniciará un proceso de cierre progresivo.

No es el único caso. El Marc Unitari de la Comunitat Educativa (MUCE) denunció ayer que, pese a que no se puede concretar aún qué centros van a verse afectados, todo apunta a que en cada servicio territorial de Ensenyament (en total, hay una decena) se suprimirán entre 10 y 15 líneas «con la excusa de que hay pocos alumnos», denunció Jaume Aguilar, presidente de la entidad, que agrupa a sindicatos de profesores, colectivos de estudiantes, federaciones de padres y movimientos de renovación pedagógica. Serían, según estos cálculos, entre 100 y 150 grupos menos que este año.

La caída de la natalidad, que ya obligó a cerrar a principios de este curso cinco colegios -tres escuelas rurales de Lleida, una de Terrassa y otra de Argentona (Maresme)- y a suprimir líneas de P3 en 73 centros públicos y 23 concertados, amenaza con seguir pasando factura el próximo 2014-2015, advierte la comunidad educativa, que ha empezado a organizar acciones para evitar la desaparición de aulas. La Conselleria d'Ensenyament insiste en que el descenso demográfico es un hecho inapelable y asegura que está trabajando ya con los ayuntamientos para encontrar soluciones dialogadas a cada caso.

LA DEMOGRAFÍA MANDA / Los datos del  Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat) dicen que de los 84.015 niños nacidos en el 2010 -los que este año están haciendo P3- se pasó en el 2011 a 80.861, lo que significa que el próximo septiembre entrarán en las escuelas 3.100 estudiantes menos que el año pasado. Con respecto a la promoción nacida en el 2008, la que empezará primaria el curso que viene,  el descenso será de más de 8.100 escolares. Y eso son muchas clases suprimidas.

«Eso es lo malo, que solo se tienen en cuenta los números. Pero, ¿qué pasa con los niños que ya están en la escuela? ¿Y con las familias que tienen hermanos más pequeños? ¿Y con el proyecto pedagógico? ¿Y con los resultados que estos centros están sacando en las pruebas de competencias? Parece que todo eso no importa», protesta Maite Durán, presidenta de la asociación de familias de alumnos (AFA) de la escuela del Rocío. Este martes, jornada de puertas abiertas en el colegio, tan solo ha pasado una madre a interesarse por el centro.

Noticias relacionadas

MALA FAMA INJUSTA / «Es una escuela que arrastra una mala fama injusta», lamenta Paqui de la Cruz, que en su momento ya fue alumna del colegio y que ahora también tiene aquí a su hija mayor. En los últimos cuatro años, el Rocío «ha mejorado en un 50% sus resultados en las evaluaciones de sexto de primaria, entre otras razones, porque han cambiado metodologías y se ha implicado mucho a las familias», subraya la presidenta. Las madres -acompañadas por la secretaria de la AFA, Juani Manzano, y por la tesorera, Elena Gómez- han pasado la mañana «yendo a las guarderías del pueblo y haciendo puerta a puerta para animar la preinscripción», explican.

También están organizando movilizaciones los padres del colegio Mediterrània de Viladecans (Baix Llobregat), amenazado con la pérdida del único grupo de P3 que tiene ahora. El centro, que lleva siete años instalado en barracones, ya no formará parte de la oferta de plazas para la preinscripción que se abre el próximo 11 de marzo, aseguran los padres, que hoy tienen previsto reunirse con el Síndic de Greuges. «Se está generando un sufrimiento innecesario para muchas familias», lamentaba ayer Xavi Flores, portavoz de los afectados.