Ir a contenido

La protección de los detenidos

El rosario de 'casos Óscar' obliga a la UE a reformar la euroorden

El Europarlamento exige más garantías para el mecanismo interno de extradición

Gran Bretaña amenaza con 'descolgarse' del tratado de entrega de acusados

M. CATANZARO / A. BAQUERO
BARCELONA

Ha servido para detener en la Unión Europea a terroristas, pedófilos y narcos que al estar en un país diferente a aquel en que cometieron sus crímenes podrían haber escapado. La euroorden de detención y entrega permite el arresto y traslado de forma automática de un individuo del país en que se encuentra al país por cuya justicia es reclamado, ahorrándose los farragosos y largos trámites de las extradiciones tradicionales. No obstante, la euroorden también ha sido el instrumento que ha provocado el arresto y envío a un país extranjero de inocentes como Óscar Sánchez, el lavacoches de Montgat que pasó 20 meses preso injustamente en Italia y cuya liberación solo fue posible gracias a una investigación de EL PERIÓDICO.

Por desgracia, su caso no es único. Decenas de individuos de toda la UE han sido extraditados por delitos nimios cometidos años atrás o han pasado sin motivo meses en prisión preventiva. Ante eso, la Comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo acaba de aprobar un informe en el que recomienda reformar la euroorden para introducir nuevas garantías a los detenidos.

UN AÑO DE PLAZO / El informe, cuyo contenido íntegro se hará oficial en febrero, reclama a la Comisión Europea que, en el plazo de un año, presente una reforma de la euroorden que incluya una cláusula relativa al respeto a los derechos humanos de los detenidos, así como que aumenta las garantías de las personas a las que se pretende detener, lo que en teoría debería evitar nuevos casos como el de Óscar.

Además, el documento reclama que se restrinja el uso de la euroorden a casos graves. Sarah Ludford, eurodiputada británica del Partido Liberal Demócrata y redactora del informe, señaló que «la euroorden ha de ser empleada no solo de forma efectiva sino proporcionada, con garantías de que no se produce una violación de los derechos humanos». «Confío en que esta reforma ayude a evitar abusos en el futuro», añadió.

El informe de Ludford plantea que la euroorden incluya una cláusula de derechos humanos que permita a los jueces de un país no entregar a un detenido si el país que lo reclama no garantiza unas correctas condiciones de detención y un respeto a sus garantías procesales.

La eurodiputada señala que la futura reforma puede salvar la euroorden. La razón es que, ante la aparición de casos de abusos, el Gobierno del primer ministro británico, el conservador David Cameron, se plantea un referéndum para descolgarse de varias normativas comunitarias y la primera de la lista es la euroorden. La propia ministra del Interior británica, Teresa May, apostó por cambiar la ley para evitar la entrega de ciudadanos británicos en casos dudosos.

CAMBIOS EN ESPAÑA / Con las nuevas garantías para los procesados se pretende evitar los errores que causa el automatismo de la euroorden. Así, actualmente, el juez del país que pide la entrega de una persona solo debe dar el nombre y el delito del que se le acusa y no necesita aportar ninguna prueba. Por su parte, el juez del país donde vive el acusado no tiene que realizar ninguna comprobación ni investigación previa.

La polvareda generada por el caso de Óscar ha hecho que, al menos en España, la actitud de las fuerzas de seguridad haya cambiado. Así, fuentes del Ministerio del Interior señalan que para evitar equivocaciones las entregas por la euroorden ya no se hacen de forma automática sino que se realiza una investigación que permita acreditar que la persona reclamada es realmente aquella a quien se busca.